Síguenos

«Luces rojas»: El infierno de la percepción

Críticas

«Luces rojas»: El infierno de la percepción

Rodrigo Cortés se confirma con un tercer trabajo ambicioso e inquietante, que salva cierta condescendencia argumental a partir de una deslumbrante maquinación técnica y estructural. Toda una alegría.

Los doctores Margaret Matheson (Sigourney Weaver) y Thomas Buckley (Cillian Murphy) representan la mirada escéptica del Centro Científico de Investigación Paranormal. Su trabajo es destapar fraudes. Y se les viene encima el mayor reto de todos: Simon Silver (Robert De Niro). Dos años después de recibir todo tipo de halagos con “Buried”, Rodrigo Cortés afronta el verdadero desafío de satisfacer con su tercer largo, “Luces rojas” (ver tráiler y escenas); tras una desigual acogida en Sundance ─por lo visto gustó al público, pero dejó un tanto fría a la crítica─, no podemos sino rendirnos a un trabajo tan ambicioso y deslumbrante en su maquinación técnica y estructural que atrapa desde casi el primer fotograma. Inquietante cine de género, intemporal y de alto voltaje.

«Sólo puedes sacar un conejo de una chistera si lo has metido antes». La película, construida a partir de un guion del propio cineasta, evoluciona diabólicamente como una fascinante hija mutante y bastarda de “La escalera de Jacob” (1990), “Scanners”  (1981) y “El truco final” (2006) ─ahí queda eso…─. En los (casi forzosamente) descreídos tiempos que nos ha tocado vivir, Cortés propone un pesadillesco descenso a los infiernos de la percepción que puede pecar de cierta condescendencia en su base argumental ─lo que parece responder más bien a cesiones comerciales de cara a un público amplio─ y se antoja un tanto anómala en ocasiones –aunque de un modo retorcido su propio título se autojustifica en ese sentido─, pero que hipnotiza a lo largo de un denso y pérfido desarrollo que en el fondo clama por la aceptación de uno mismo como camino a la liberación personal, física y espiritual.

“Luces rojas” se beneficia de los dos grandes puntales del realizador, una dirección soberbia y una excelente labor de edición, que corre también a su cargo y se convierte progresivamente en la principal herramienta para atrapar al espectador. Y envolviendo el conjunto, un fantástico trabajo de sonido ─tanto en el gravísimo score de Víctor Reyes como en la edición sonora─ y una gran fotografía de Xavi Giménez, conformando un espectro técnico rematado por un elenco elegido con acierto incontestable. Sigourney Weaver recupera ese aura resabiada y atractiva de sus Helen Hudson o Grace Augustine, acompañada de un tormentoso Cillian Murphy ─su físico se acopla al personaje perfectamente─, una Elizabeth Olsen a la que hay que empezar a seguir muy de cerca, los siempre estupendos Toby Jones y Joely Richardson y un Robert De Niro al que hacía tiempo no veíamos tan bien aprovechado en pantalla. Toda una alegría.

Calificación: 8/10

Imágenes de “Luces rojas”, película distribuida por Warner Bros. Pictures International Spain © 2012 Warner Bros. Pictures y Nostromo Pictures. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Subir