Síguenos

«Machine gun preacher»: La factura de la Luz

Críticas

«Machine gun preacher»: La factura de la Luz

Una de esas películas aparentemente factibles comercialmente que con razón no se estrenan en nuestro circuito. Mala, mala, mala pese a la más que interesante historia real que la inspira. Gerard Butler no da para tanto personaje.

Sam Childers (Gerard Butler) es un tipo duro. Pero cuando se pasa de duro, su mujer (Michelle Monaghan) le enseña un nuevo camino: el de Jesús. Y ese camino parece que termina en Sudán. Una vida extraordinaria nuevamente a examen cinematográfico con “Machine gun preacher” (ver tráiler v.o.), uno de esos títulos que mosquean porque de partida parecen proponer una premisa comercial y artística lo suficientemente atractiva como para que desembarque en el circuito de salas internacional. Pero claro, es un truño como un piano de grande, así que del mosqueo se pasa rápidamente al asentimiento y la comprensión. Muy rápidamente, de hecho, al poco de arrancar las dos extenuantes, soporíferas y casposas horas que dura esta tomadura de pelo firmada por el mayor director-bluf del cine reciente, Marc Forster.

Gerard Burler en "Machine gun preacher"

«He hecho daño a mucha gente». La historia es potente, extraordinaria como hemos señalado anteriormente, la de un hombre que descubre una vocación social, solidaria y espiritual que le impulsa a ayudar a cualquier precio a aquellos que más lo necesitan. Genial. Ahora bien, la puesta en escena es un desastre, uno de esos subproductos telefílmicos que no pasarían de mero tropezón semiindependiente ─el presupuesto es de 30 millones de dólares─ si no estuviesen recorridos por un ansia de aspirar a premios ciertamente sonrojante. Está fatalmente rodada y editada ─el discurso espaciotemporal es prácticamente impredecible─, tiene una banda sonora horrible y una esencia abotagada, congestionada, abusiva en su parvulismo lacrimal y difícil de soportar del tirón. Un estropicio en toda regla, vamos.

Michelle Monaghan en "Machine gun preacher"

Por otra parte cuesta mucho, mucho, mucho tragarse al bueno de Butler como iluminado que cambia la heroína por el heroísmo alternando la aniquilación al más puro estilo Braddock ─los escasos pasajes de acción son los que mejor funcionan─ con el exultante y exaltado pastoreo de almas enfervorizadas. Pero como es el productor ejecutivo, es lo que hay. Si él pega poco en su papel, Michael Shannon, amigo, pagafantas y compañero de andanzas y chutes, tiene aquí un personaje flojísimo; y Michelle Monaghan y Kathy Baker, pues bueno, ahí están, en misa y repicando. En fin. Que no se nos entienda mal: tres hurras por Sam Childers y su necesaria y loable labor. Celebramos que haya encontrado un camino de salvación propia y ajena. Pero este biopic es como para arrancarse los ojos.

Calificación: 3/10

Imágenes de “Machine gun preacher” © 2011 1984 Films, 1984 Private Defense Contractors, Apparatus Productions, GG Filmz, Kaushi Entertainment, Merlina Entertainment, Mpower Pictures, Safady Entertainment y Virgin Produced. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir