“Malditos bastardos”: Cuestión de amor

Escrito por el 22.09.09 a las 17:56

Brillante, excesiva y saboteadora de cualquier expectativa, “Malditos bastardos” es la mayor declaración de amor al cine hecha por Quentin Tarantino, y confirma su dominio insultante en la creación de diálogos y personajes magistrales.

«I think this might just be my masterpiece» («Creo que esta podría ser mi obra maestra»), dice Aldo Raine (Brad Pitt) en la sentencia con la que concluye “Malditos bastardos”. Ciertamente podría serlo, sí. Quizá Quentin Tarantino sólo esté jugando con el espectador por última vez antes de dar paso a los créditos (espléndidamente acompañados de Rabbia e Tarantella, de Ennio Morricone), sólo lanzando el interrogante al aire en un momento de su carrera en que la brecha abierta por su cine es ya insalvable entre los que se posicionan a cada lado. Han pasado dos horas y media de metraje, y su última película se ha demostrado diana inmejorable para recibir encendidos ejercicios de la crítica: algunos que vuelven sobre terrenos ya visitados (la saturación de la violencia, la legitimidad del pastiche), otros directamente ridículos (la imprecisión histórica) y otros más que lógicos (el siempre controvertido Armond White ha mencionado los sobrevalorados placeres del diálogo explayado sin medida). Pero también se ha elevado como ejemplo único para reafirmar las fascinaciones hacia el autor, el credo en un cine que aquí se ve alcanzando sus máximas expresiones: “Malditos bastardos” tiene mucho que ver con el amor; amor sin condiciones al celuloide, a sus glorias y a sus olvidados, sin jerarquías que medien; amor hacia el arte como cómplice sin reparos del espectador, como placer incontenible; y amor por el lenguaje, visual y verbal para gobernarlo, para exorcizar demonios y rendir pleitesía, para violar presuntos clímax; amor instalado en lo sublime, ese tipo de amor que hace factible la pregunta… ¿Será esta mi obra maestra? Probablemente, sí.

El título original, “Inglourious basterds”, da la pista sobre el destinatario de tamaña declaración, a partir de la reinvención ortográfica sobre “The inglorious bastards”, título inglés de “Aquel maldito tren blindado” (Enzo G. Castellari, 1978). La cinta de Castellari (quien disfruta de un cameo aquí) era una digna representante del macaroni combat, subgénero contestando con deliciosa serie B y desinhibición a las muestras de cine de comandos que llegaban desde Hollywood a finales de los 60 (imprescindibles como “Doce del patíbulo”“Los violentos de Kelly”). Tarantino no excluye ninguna posibilidad y “Malditos bastardos” profesa devoción por aquellas formas gamberras y festivas, pero se postra, sobre todo, ante un tiempo y contexto en el que también coexistía el spaghetti western. Los primeros compases de su película significan, de hecho, uno de los mayores milagros de su filmografía, el improbable encuentro entre Sergio Leone y John Ford que supone un capítulo-apertura equiparable en excelencias al de “Kill Bill: Vol. 2″. Este le basta al realizador para demostrar su dominio insultante en el diseño del diálogo, en el asentamiento de un clima desde el perfecto control de los tiempos y los resortes del mismo; pero también en la creación de personajes irrevocablemente magistrales, aquí un coronel Hans Landa interpretado por un inmenso Christoph Waltz, terrorífico en su retórica, escalofriante en su serenidad, capaz de sostener con pasmosa (y políglota) pericia imposibles duelos dialécticos.

“Malditos bastardos” es Tarantino saboteando (otra vez) las expectativas del espectador. Saboteándolas para ofrecerle excesos de todo tipos, (brillante) incontinencia verbal para conducirle y poderosa caligrafía con la que hechizarle (la inclusión de Cat people de David Bowie en cierto pasaje de Shosanna sería un buen ejemplo). No parece interesarle una estricta película de comando (los Bastardos tienen menos protagonismo del esperado), o una desbocada comedia bélica. Nunca se permitirá dar a la platea un previsible clímax dramático, y disfrutará poniendo a prueba su paciencia para luego premiarla con dementes estallidos de violencia. Es, en resumen, un grandioso ejercicio de cine excesivo, de parte del quizá único director capaz de tocar el cielo con tales ejercicios. Y es, además, el mejor posible para deconstruir su amor cinéfilo, palpable en los nombres con los que bautiza a sus retoños (Aldo Raine disfraza el nombre del actor Aldo Ray, asiduo al bélico en los 50 y los 60), pero también en la insistentes menciones a G.W. Pabst, a Leni Riefenstahl y al cine de la UFO, o en un inciso documental ilustrativo acerca del peligro de inflamación del nitrato de celulosa con imágenes de la escena más atroz de Hitchcock (la del tranvía en “Sabotaje: La mujer solitaria”). Es lógico, pues, hablar de éste como su homenaje más sentido al cine, y es lógico que el cine acabe revelándose, en un final de deliberado espíritu camp, como arte capaz de cambiar el rumbo de la historia. Una catarsis magnífica que confirma que “Malditos bastardos” es, más que nada, una cuestión de amor.

Calificación: 9/10

En las imágenes: Fotogramas de “Malditos bastardos” – Copyright © 2009 The Weinstein Company, Universal Pictures, A Band Apart y Zehnte Babelsberg Film. Fotos por François Duhamel. Distribuida en España por Universal Pictures International Spain. Todos los derechos reservados.



Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



15 - Anselmo - 2:33 - 30.08.11

Menudo bodrio. No sé si es peor la película o la crítica del tal Jordi Revert.
La película comienza de manera magistral y termina como el rosario de la aurora, aburriendo soberanamente. El autor de la genial Kill Bill está en lo más bajo de su carrera. Para olvidar…



14 - luisito - 18:52 - 08.03.11

Obra maestra de nuestro tiempo. En esta pelicula, Tarantino ha dejado claro que es un genio: los diálogos, las situaciones “triviales” que se transforman…es una maravillosa obra para disfrutar incluso de los silencios que se producen entre los diálogos. Las miradas, los gestos…GENIAL PELICULA.



13 - Caním - 11:47 - 13.09.10

Cojonuda! Obra maestra a la altura de Pulp Fiction y pasando de largo entre sus otras obras. Tarantino ya a estas alturas hace y deshace a su gusto y se mueve como pez en el agua en un género que ya es suyo.



12 - last - 17:40 - 21.11.09

Lamentable para mí, absolutamente falta de ritmo y de objetivo. No creo que un par de escenas brillantes justifiquen dos horas y media, excepto para fans acérrimos, al menos podían avisar antes…



11 - Bastardo - 23:13 - 12.10.09

Por fin una critica inteligente sobre esta obra maestra, y no, no soy fan de tarantino sino de mis gustos



10 - Jordi Revert - 11:03 - 05.10.09

Xerdiz, el amor por el cine es sólo uno de los argumentos expuestos. Los guiños no son sólo guiños, son los rescates de un cine que, en muchos casos, permanecería desconocido para una gran parte del público, y esto es una bella, bellísima función recuperadora. “Malditos bastardos” cree en el cine con un inmenso corazón, cree en el cine sin jerarquías y sin encorsetamientos morales, cree en el cine y no tiene la necesidad de creer en nada más, lo que, en mi opinión, no significa que sea nihilista, tal como usted dice. Y en caso de que lo fuera, tampoco me parecería una actitud reprobable. Algunos estamos agotados de las perpetuadas representaciones de la Segunda Guerra Mundial, de lo que debería ser políticamente correcto en la puesta en escena del Tercer Reich. Y algunos pensamos que reinventar la historia y exorcizar sus demonios puede llegar a ser un ejercicio maravilloso y muy divertido. Robert Aldrich lo pensó un día, y prácticamente inauguró un subgénero. Tarantino lo comulga, desde luego.

No le puedo decir mucho más, porque usted ha asumido que la única visión objetiva respecto a esta película es tildarla de tremenda decepción, y que cualquier otra cosa no será un análisis mínimamente riguroso, uno que no salga de las vísceras fanáticas. Al fin y al cabo, y como usted ha indicado en su último párrafo, se trata de opinión. Debería bastarnos con exponer la nuestra, dotarla de cohesión y considerarla dentro de un debate. Y no desacreditar las de otros tachándolas de irracionales o fanáticas por el hecho de no alinearse con la suya. Pero esto, ya le digo, es sólo una opinión.

Un saludo y gracias por su comentario



9 - xerdiz - 22:08 - 04.10.09

Hola. Soy estudiante de cine y antes que eso admirador de Tarantino, pero me gustaría plantear aquí una duda que en mi opinión desmonta esta crítica y de paso cualquier visión de cualquier película que, como en este caso, se haga desde una única perpestiva, en vez de abordar distintos ángulos y aspectos fílmicos…

¿Es que por el hecho de que a nosotros nos guste el cine, por el hecho de que una película muestre un profundo amor y respeto a este oficio, ya automáticamente esa película tiene que ser buena y merecer la pena? ¿Ahora resulta que este señor al trufar su obra con numerosos guiños a nuestra inteligencia se ha ganado el calificativo de Dios del cine? ¿Nadie va a decir más nada sobre esta tremenda decepción que es Malditos Bastardos? ¿Nadie se va a parar en un análisis mínimamente riguroso y que no salga de las vísceras fanáticas, si no de la razón y la cabeza?
No pretendo ofender a nadie, pero no estoy en absoluto de acuerdo ni con la brillantez de lo visto en el cine, ni con la brillantez de las críticas que aquí leo. Malditos Bastardos era un proyecto con un guión, unos personajes y unas premisas que muy fácilmente hubieran dado para hacer una película mucho más rompedora, más profunda e impactante (y sin necesidad de llamarse Tarantino). En vez de eso lo que tenemos es una película buena a ratos, con retazos de maestría, pero situaciones y personajes lamentablemente desaprovechados. Una película que nunca pretende ser sesuda, es cierto, pero que alarma, a poco que se piense, dado lo terriblemente nihilista que resulta todo (desde organizar una alegre matanza en una taberna, hasta asesinar por la espalda a un cándido soldado enamorado que sólo trataba de ganarse la confianza de su asesina). ¿Qué hay de la emoción? ¿Qué hay del desarrollo de las tramas y los personajes? ¿De verdad creéis que Tarantino sigue usando los mismos ingredientes que lo encumbraron con Reservoir Dogs y Pulp Fiction, o pensáis como yo que se ha vuelto superficial y sólo le preocupa la forma y el estilo?

Malditos Bastardos, aún siendo un film divertido, juguetón y a ratos (breves) muy bueno, no consigue ser compacto y desde luego no resiste un segundo visionado como otros trabajos anteriores. No es, en resumen, la obra maestra que Tarantino anuncia en el minuto final como colofón y, lo que es para mí, cae muy muy lejos del 9 que aún algunos le habéis querido regalar.

Insisto en que ésta es sólo mi opinión y no pretendo ofender a nadie, pero estaría bien poder leer por una vez una crítica hecha desde la razón y no desde el corazón (para eso no hace falta ser críticos, ni saber de cine). Saludos.



8 - peta - 20:46 - 04.10.09

Mala con avaricia.



7 - Sergio Ordonez - 0:41 - 03.10.09

Es la crítica que mejor resume mi opinión de esta película, Tarantino es excesivo, quizás autocomplaciente, pero que bien me lo paso con sus películas.



6 - Bedua - 16:16 - 01.10.09

Aunque algo irregular, malditos bastardos es una magnifica pelicula que alcanza momentos gloriosos en los brillantes, divertidos, mordaces y magnificos dialogos que establece Christoph Waltz. Un 9 a Tarantino por hacernos salir felices del cine. Como en los viejos tiempos.



5 - Albert - 17:34 - 30.09.09

Bestial. Ni me enteré de que la peli duraba 2 horas y media. Salí de la sala con aquella satisfacción de aquel que ha visto una gran película, y eso ocurre poco. Muy poco.



4 - jorge - 13:19 - 27.09.09

¡PELICUÓN!. Tarantino hace que toda la sala se ria en una pelicula sobre la segunda guerra mundial. algo que no habia visto nunca.



3 - Xavo - 23:03 - 24.09.09

Es buena ,es genial ,espectalucar,la gente aplaude cuando termina cada sesion de cine ,pero…. cada espectador podria tener la decencia de limpiar sus palomitas y sus bebidas en cada sesion de cine ,que los acomodadores tambien somos un poquito como el comando liderado por Brad Pit,eso seria digno de una buena pelicula!! Seria Inmenso!! Palabra de boy scout, por todo lo demas ,es una muy buena pelicula.

Firmado: La gran garra voladora ,o mejor dicho el pollo gigante



2 - jander - 22:27 - 24.09.09

Tal y como debe ser
una crítica a la altura de la película, porque sino… ¿qué sentido tiene?



1 - Julixz - 10:36 - 23.09.09

Si señor , brillante critica.



1

Resident Evil: El capítulo finalManchester frente al marMúltipleLa ciudad de las estrellas: La La Land

Resident Evil: El capítulo final
Manchester frente al mar

LionFiguras ocultasxXx: ReactivatedVivir de noche
Los del túnelContratiempo - película¡Canta! - películaPassengers

Múltiple
La La Land
Lion
Figuras ocultas
Ballerina
xXx: Reactivated
Vivir de noche
Contratiempo
¡Canta!
Los del túnel
Silencio
Solo el fin del mundo
Underworld: Guerras de sangre
¿Tenía que ser él?
Proyecto Lázaro
La autopsia de Jane Doe
La tortuga roja
Passengers
Comanchería
Rogue One: Una historia de Star Wars
Hasta el último hombre
La llegada (Arrival)
Animales nocturnos
Un monstruo viene a verme
Vaiana
 
Web de cine Más secciones Archivo de películas Facebook          Twitter                          
Actualidad:  Resident Evil: El capítulo final | Manchester frente al mar | Múltiple | La La Land | Lion | Figuras ocultas | Vivir de noche

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.