Síguenos

«Mátalos suavemente»: De asesinatos y cobardes

Críticas

«Mátalos suavemente»: De asesinatos y cobardes

Nada más negro en la actualidad que dos hombres escépticos viendo las noticias desde una barra de bar: disparo contra las convenciones del género y el alarmismo económico para una película tan pretenciosa como contundente y divertida.

Uno de los focos difuminados que puntean el discurso de «Mátalos suavemente» (ver tráiler) es la aparición y escucha de discursos políticos, en boca de George Bush Jr. y Barack Obama, que parpadean de vez en cuando en monitores de fondo. Éste será, por acción inversa del tiempo, el punto más destacado de una lectura contemporánea y pincelada de olvido en décadas futuras, asediadas por otros rostros públicos y nuevos problemas. El neozelandés Andrew Dominik rodea su nueva obra con esa apetecible y tentadora lectura sociopolítica a fin de actualizar un género y una novela venidos de lejos, con bagaje de suficiente peso.

La encrucijada y la paradoja a las que se enfrenta Dominik resultan, entonces, otras: entre la acritud de «Chopper» (2008) y los manierismos de «El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford» (2007) nace una película breve, cosida por las tendencias del cineasta en sus trabajos previos. Por un lado, las esencias de cine negro, o más bien de reconstrucción setentera del noir, podrían interpretarse como objeto de mofa o de admiración rendida por parte de Dominik, quien quizá se ve inmerso en la espiral de ambas sensaciones. Sin embargo, la película funciona mucho mejor cuando sus claves se aproximan a las de George V. Higgins, autor del libro de partida, y la cámara acepta la misma sequedad que los diálogos, la sátira cínica y el destino de los personajes. Sin rendirse por completo al sarcasmo ni a las virguerías visuales, aunque de ambas cosas pequen escenas de un relamido dramatismo formal, que no encuadra con los fríos del contenido.

Los matones y los rateros no necesitan bailar en argumentos complejos, así como los grandes gobernantes quizá se basten con el formato de pantalla doméstica para desvelar la pequeñez de su eficacia. Dominik demuestra pronto que le interesa conciliar esas paradojas y convertir varias denuncias en una sola: la de un atraco a mano armada ejercido por demagogos y bromistas de mal gusto, en una sala de apuestas o en los despachos de las Bolsas. Como buen ejemplo de cine de mafias, «Mátalos suavemente» se avecina como un nubarrón de tormenta y concluye sin haber descargado toda su rabia. La risa tensa y nerviosa, sobre el cliché de género y la desesperanza, sublimada en un careo entre un Brad Pitt insolente y un cada vez más imprescindible Richard Jenkins. O el posible y apremiante nuevo viraje del noir: el de las quejas de barra de bar.

Calificación: 7/10

Imágenes de “Mátalos suavemente”, película distribuida en España por DeAPlaneta © 2012 Plan B Entertainment, 1984 Films, Annapurna Pictures e Inferno Entertainment. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir