Síguenos

Críticas

«Medidas extraordinarias»: Sintetizando enzimas y perspectivas

FichaCartelFotosSinopsisTráilerClipsEntrevistasPrevia
CríticasNoticiasComentarios

Buenos actores para un melodrama lacrimógeno de niños enfermos y padres épicos. A «Medidas extraordinarias» le falta fuerza en las imágenes. Realidad y ficción no acaban de quedar bien sintetizadas en una película correcta.

Con la advertencia de «inspirada en hechos reales» comienza este drama familiar, en el que unos padres luchan hasta el extremo por salvar a dos de sus hijos de una muerte inminente. Ambos padecen la enfermedad de Pompe, patología de origen genético e incurable, que se manifiesta en una progresiva atrofia muscular. Pero John Crowley es un hombre acostumbrado a crecerse ante las dificultades, que ha alcanzado un buen trabajo en el mundo empresarial partiendo desde la nada. Ahora tiene ante sí un reto mayor: convencer a científicos e inversores que merece la pena unificar esfuerzos para lograr sintetizar la enzima eficaz que pueda curar a sus hijos. En tal empeño se embarca junto con su esposa, para encontrar en el Dr. Robert Stonehill el primer escollo que han de salvar, pues es un investigador brillante pero muy teórico y sin experiencia en aplicación clínica, de difícil trato y peculiares costumbres.

El director Tom Vaughan trabaja dos líneas sobre las que construir sus «Medidas extraordinarias». Por un lado, el melodrama lacrimógeno de unos niños enfermos y unos padres épicos dispuestos a luchar hasta la extenuación —en la línea de la gran «Lorenzo’s oil: el aceite de la vida» (1992)—, con toda la angustia y ternura, con los sollozos de dolor y emoción habituales en el subgénero. Por otro, el largo proceso de investigación y comercialización de un nuevo medicamento, con los protocolos científicos y de Sanidad para sus ensayos clínicos, con los intereses financieros de rentabilidad comercial y los que conlleva el orgullo investigador que a veces complica la sana competitividad. Vaughan busca el equilibrio entre esa perspectiva subjetiva, emocional del padre y la otra más objetiva, racional del investigador/inversor. Por eso alterna escenas de dura negociación y otras con las que trata de recuperar al espectador por la vía del corazón, introduciendo la cámara en la convivencia familiar o con primeros planos de niños enfermos que son llevados a un encuentro-desayuno con los científicos.

La síntesis de las dos tramas se da en el personaje de Crowley, auténtico negociador y padre, traidor y salvador a la vez, y ahí Brendan Fraser hace buen papel para sostener una historia que tiene momentos emotivos —no podía ser de otro modo— y que plantea importantes cuestiones sobre investigación y ética médica, pero que no acaba de cargarse de fuerza narrativa ni dramática, para quedarse en una ejemplar ilustración sobre hasta dónde hay que llegar por salvar una vida. Harrison Ford trabaja como sabe, es decir, con profesionalidad y aportando personalidad a su personaje, pero su presencia intermitente hace que quede un tanto deslavazado —problemas de guión—, y que su vida de vacíos afectivos o su transformación al conocer a la familia de Crowley no estén bien desarrollados. Tanto su carácter como el espíritu luchador del padre —o la propia historia de supervivencia o de denuncia— permitían un mayor recorrido y hondura, y la película se queda a mitad de camino.

De estructura clásica y narrativa convencional, con una planificación estandarizada y unos personajes sin trampa ni cartón, Vaughan hace su propia síntesis del cine sentimental y del de denuncia —tímido ataque al sector farmacéutico—, Crowley trata de mantener el equilibrio entre su cabeza empresarial y su corazón paterno, y el Dr. Stonehill sintetiza la enzima salvadora. Al final, el espectador encontrará una película «inspirada en hechos reales» que quiere obtener de ellos toda la fuerza que le falta a las imágenes, pues realidad y ficción no acaban de quedar bien sintetizadas en una película correcta, pero que daba para mucho más. Y es que no es fácil conseguir una buena síntesis de todos los elementos del cine para que resulte un filme especial.

Calificación: 6/10

En las imágenes: Fotogramas de «Medidas extraordinarias» – Copyright © 2010 CBS Films y Double Feature Films. Distribuida en España por Sony Pictures Releasing de España. Todos los derechos reservados.

Continue Reading

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir