Síguenos

Críticas

«Men in Black 3»: El tiempo en sus manos

«Men in Black 3» consigue algunos de los mejores momentos de la saga gracias a un buen guion de Etan Cohen que va más allá del chiste pasajero y que regala, en su conclusión, un nuevo sentido emocional para la trilogía.

En 1997, «Men in Black (Hombres de negro)» se convirtió en un éxito sin genialidad, pero con seductora capacidad para ofrecer al palco todo un catálogo de elementos genuinos e iconografías particulares, que Barry Sonnenfeld hacía suyos desde los cómics de Lowell Cunningham y Sandy Carruthers. Aquel era un espectáculo que crecía con efectos visuales de primer orden, chistes a costa de la secreta identidad extraterrestre de famosos en la Tierra y la química entre Tommy Lee Jones y Will Smith. La película, que no fallaba como divertimento pero tampoco alcanzaba la entidad que se podía intuir en su potencial, tenía sin embargo un feliz momento de inspiración que se hace difícil olvidar: un zoom out final de varios años luz que partía desde nuestro planeta para acabar por descubrir nuestro universo como una canica más en el juego de mesa cósmico de un ser alienígena no identificado; es decir, nuestra insignificancia ilustrada en un plano tan agudo como, en el fondo, desasosegante.

Años después, una segunda entrega de nuevo con Sonnenfeld al mando, revelaba una alarmante falta de ideas y estiraba los aspectos menos interesantes de su precedente, sólo para revelar que aquella continuación había nacido más por obligación comercial que por una consecuente ampliación del mundo de los hombres de negro. Los casi diez años transcurridos entre aquella primera secuela y esta «Men in Black 3» (ver tráiler y escenas) apuntaban a que, quizá, esta vez sí se había hecho un alto en el camino para plantear una mejor continuidad para la franquicia —durante ese parón, Sonnenfeld había centrado casi todo su trabajo en televisión—. Y un viaje en el tiempo parecía, en principio, una opción más lógica que original a plantear en algún punto de la saga, que algunos entenderán —no sin cierta razón— como excusa para los mismos chistes en un contexto retro, identificar a Andy Warhol y Mick Jagger como intrusos entre la normalidad terrestre o desplegar el gag a costa de la aún escasa tolerancia racial que se respiraba a finales de los 60.

Sin renunciar a las debilidades y concesiones que uno esperaría a estas alturas de la serie, el guionista Etan Cohen ha conseguido con su libreto lo que parecía más difícil: volver a conjugar el sentido de aquel último e inquietante plano de «Men in Black (Hombres de negro)» cambiando la variable del espacio por la del tiempo, como si se tratara de un temerario apéndice de las reflexiones sobre el milagro humano que lanzaba el Dr. Manhattan desde su fortaleza en Marte. «Men in Black 3» maneja sus paradojas con la suficiente seguridad para no expulsar al consumado especulador de hipótesis intertemporales, aprovecha el viaje para rendir cumplido homenaje a sus referentes y, pese a que en repetidas ocasiones juega a venderse al sentimentalismo facilón —Michael Stuhlbarg, desaprovechado en un personaje más interesante en la teoría que en la práctica—, se guarda un as en la manga que acaba por justificar su arriesgado tono emocional: un espléndido broche final que completa un círculo y confiere nueva dimensión emocional al relato que la trilogía viene desarrollando desde los 90.

Calificación: 6/10


Imágenes de «Men in Black 3», película distribuida por Sony Pictures Releasing de España © 2012 Millennium Films, Nu Image Films, Paramount Pictures, Amblin Entertainment y Parkes/MacDonald Productions. Todos los derechos reservados.

Continue Reading

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir