Síguenos

«Mi gran noche»: Todos al plató

Críticas

«Mi gran noche»: Todos al plató

Flojita comedia de Álex de la Iglesia que no presenta un argumento demasiado interesante ni un espectro técnico a la altura de lo que se espera. Hace reír, desde luego, apoyada en su locura estructural, pero está lejos de ser la gran noche de nadie.

Jose (Pepón Nieto) ha conseguido un pequeño trabajo por horas. A ver qué tal se da, porque incluye ver sobre el escenario a dos ídolos musicales, Alphonso (Raphael) y Adanne (Mario Casas). Y quién sabe qué más… Que Álex de la Iglesia no atraviese el mejor momento de su carrera tras las cámaras no es demasiado preocupante, tan importante como es en nuestra industria; pero que «Mi gran noche» sea un trabajo también bastante flojo no apunta hacia una mejora inmediata. Lo es a nivel puramente argumental y desde el plano técnico, un tropiezo que más que de una filmografía cansada -eso nunca- alerta de falta de ideas artísticas y creativas. A ver cómo responde la taquilla.

Mi gran noche

«¿Tengo que hacer el subnormal todo el rato?». A partir de algo tan parodiable como una gala pre-grabada de Nochevieja, el cineasta y Jorge Guerricaechevarría proponen, de base, lo que debe ser: una comedia gruesa, rotunda, frontal, con toques de thriller negro. Pero la realidad es una amalgama de historias poco interesantes, que arremeten contra mucho de lo que vemos a diario en estos tiempos grises -que es lo que hemos visto siempre- pero que sólo se sostienen por el ritmo loco, casi lisérgico, del conjunto. Y en lo técnico, espectro sorprendentemente limitado, con un diseño general apuradito que por momentos convierte la película, precisamente, en la caspa que parodia.

Mi gran noche

En lo tocante al reparto, nutrido y de calidad oscilante pero afortunadamente entregado a la locura global y convertido en lo único que verdaderamente salva «Mi gran noche»; a destacar sobre el resto, Mario Casas -impecable y milimétrico-, Jaime Ordoñez -el que mejor se lo pasa de todos, de largo-, Tomás Pozzi y, como no puede ser de otro modo, Raphael, gran reclamo de la producción y presentado como un villano tiránico, casi galáctico, sonriente Tornicelli de la función que, una vez más, incide en el carácter evidente pero poco efectivo de esta caricatura cinematográfica que hace reír, cómo no, pero que está lejos de ser la gran noche de nadie. La siguiente, Gwendoline.

Calificación: 5/10

Imágenes de “Mi gran noche”, distribuida en España por Universal Pictures International Spain © 2015 Enrique Cerezo Producciones. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Subir