Síguenos

«Millennium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres». Encefalograma plano

Críticas

«Millennium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres». Encefalograma plano

Aprovechando el tirón mediático del desaparecido Stieg Larsson, se presenta el primer capítulo de una trilogía que da para poco más que un serial televisivo, en una propuesta aplastantemente plana a nivel argumental e interpretativo.

Harriet desapareció hace cuarenta años, un tiempo en el que ni la policía ni su tío Henrik  (Sven-Bertil Taube), a pesar de contar con recursos prácticamente ilimitados derivados de su fortuna, han logrado descubrir una sola pista de su paradero. Y ahora, cuatro décadas después, el anciano recurre a los servicios de un periodista de dudosa reputación, Mikael Blomkvist (Michael Nyqvist), a tan sólo seis meses de que ingrese en prisión por difamar contra un poderoso empresario. Pero no lo hace porque confíe en sus dotes detectivescas, sino a instancias del consejo que su abogado recibe de una joven hacker de aspecto siniestro, Lisbeth Salander (Noomi Rapace), que a sus 24 años necesita un tutor legal (Peter Andersson) que administre sus bienes por algún oscuro episodio del pasado. Esta es la base sobre la que reposa el esqueleto argumental de “Millennium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres”, trabajo más televisivo que cinematográfico en sus resultados que remata sus escasas virtudes luciendo un metraje que linda las dos horas y media y que no es sino el aviso de dos películas más ya en post-producción, antes de que se pierda el tirón mediático del novelista Stieg Larsson, tristemente fallecido poco después de finalizar la trilogía literaria que ahora comenzamos a sufrir en pantalla grande.

millennium-1-jose-2.jpg

Limpia en su presentación pero sosa y aburrida, la cinta es incapaz de escapar a los parámetros del thriller más facilón apegada a una sucesión de tópicos que impiden que el espectador sienta la más mínima emoción ante lo que presencia, ya que la frialdad es la nota dominante, extraído todo de un molde que convierte el libreto en un pobre cóctel de lugares comunes del género de principio a fin; desde la misma disposición de los cadáveres hasta las ridículas claves ─¿otra vez los versículos de la Biblia?─ y los infantiles giros, innecesarios ante la obviedad de quién se oculta detrás de los crímenes, desde las pomposas pero soterradas implicaciones sociales y políticas hasta el mismo discurso final del asesino ante nuestro héroe, todo está visto ya con anterioridad, todo es plano y reiterativo. A pesar de ello, no deja de ser curioso que el conjunto no resulte pesado, y que haya una extraña química entre la dupla central, algo realmente sorprendente teniendo en cuenta lo insultantemente pánfilo del rol de Nyqvist, devorado absolutamente por su menos impersonal compañera sin demasiados esfuerzos.

millennium-1-jose-3.jpg

Sin más recursos que algún que otro travelling y hermosos planos aéreos que pretenden enmarcar al elenco central mostrando al palco lo hostil de la propia naturaleza que les acoge, la mano del realizador Niels Arden Oplev, que pretende imposiblemente ser fiel al estructurado tempo de su referente, no destila ninguna pasión a la hora de sumergir al observador en una investigación de consecuencias imprevisibles, al menos en teoría; más bien, opta por extenderse en su discurso de manera innecesaria, de suerte que pasajes, secuencias, relaciones enteras podrían haberse desechado en la sala de montaje ─entre ellas la de Lisbeth y su tutor, que pese a ser lo más entretenido del film es totalmente innecesaria aún como única herramienta de presentación del misterioso aura de perversión que rodea a la muchacha─, aligerando una narración que habría ganado enteros si se presentase con un ritmo y ligereza mayores. Una lástima, en definitiva, que el poso terrible que se acumula en el fondo de esta historia que clama contra la misoginia, la violencia de género y el abuso de poder, se intuya más que se palpe, no por la falta de explicitud sino por lo inepto de la propia construcción narrativa. Pero bueno, en breve la pareja vuelve a la carga, esta vez de la mano de Daniel Alfredson, de quien esperamos más tino a la hora de trasladar a imágenes el material original. Ya veremos.

Calificación: 4/10

En las imágenes: Fotogramas de “Millennium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres” © 2009 Nordisk Films, Sveriges Television, Yellow Bird Films y ZDF Enterprises. Fotos por Knut Koivisto. Distribuida en España por Vértigo Films. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir