Síguenos

«Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres (2011)». El Mal

Críticas

«Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres (2011)». El Mal

«Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres (2011)» es coherente dentro de la filmografía de David Fincher y mejora sobradamente la adaptación sueca sobre la novela de Larsson. Gran química entre Daniel Craig y Rooney Mara.

«La maldad con maldad se vence». El potente eslogan que encabeza esta nueva adaptación sobre la obra de Stieg Larsson a manos de David Fincher, deja poco margen de duda en cuanto a las intenciones de su director de seguir rastreando las pulsiones subterráneas —y colectivas— del Mal, con mayúscula, la difícil reconciliación de los instintos depredadores dentro de la sociedad, cuyo análisis recorre una suerte de trilogía que completarían «Seven» (1995) y «Zodiac» (2007). La sentencia, en todo caso, la dicta el naturalmente monstruoso villano interpretado por Stellan Skarsgård, quien en su discurso final sintetiza tesis al señalar a Mikael Blomkvist que todos tenemos impulsos pero que algunos, simplemente, necesitan más toallas para satisfacerlos.

«Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres (2011)» (ver tráiler y escenas) comienza con una intro à la James Bond que marca, de nuevo, la presencia contundente de dos elementos clave que han apuntalado la gramática del último cine de Fincher: la banda sonora de Trent Reznor y Atticus Ross, y el montaje de Kirk Baxter y Angus Wall, aquí más decisivo si cabe al establecer la velocidad de crucero de una narrativa obligada a superar las limitaciones del material de origen. El reto de superación ante los referentes, de hecho, es doble, desde el mismo momento en que esta nueva adaptación debe recurrir a un fidedigno pero drástico ejercicio de síntesis respecto a la novela de Larsson, y a una completa revisión estética más estimulante que la llevada a cabo por el sueco Niels Arden Oplev en su monótona, atonal primera versión cinematográfica. En lo primero, Steven Zaillian y David Fincher son metódicos más allá del tijeretazo, capaces de encontrar puntuales soluciones narrativas que parchean con éxito los puntos más débiles del texto —el momento rectificado en el que Blomkvist sabe por primera vez de la existencia de Lisbeth Salander—. En lo segundo, las prestaciones de la RED One —la misma cámara utilizada en «La red social» (2010)— y la fotografía de Jeff Cronenweth logran una densidad atmosférica absorbente, gélida en la superficie y atroz en los sótanos donde la historia de la barbarie europea se repite en silencio.

Ejercicio de corrección de carisma —la química entre Daniel Craig y Rooney Mara supera sobradamente a la que demostraran Michael Nyqvist y Noomi Rapace— y de solvencia narrativa, quizá «Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres (2011)» no esté a la altura de los mejores trabajos de su director —en buena parte, por la inevitable sensación de déjà vu y por la base misma del proyecto—, pero demuestra que, a día de hoy, Fincher sigue siendo un sobresaliente artesano con temas propios e intuición para seguir ejercitando su excelente músculo narrativo. Y a él se debe también el largo epílogo que funciona como anticlímax instalado en el thriller europeo, el cual culmina en otro ejemplo más de su capacidad para bordar finales que sabotean la predisposición del espectador en una salvaje, concluyente incomodidad emocional.

Calificación: 7/10


Imágenes de «Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres (2011)», película distribuida por Sony Pictures Releasing de España © 2011 Columbia Tristar Marketing Group, Inc. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir