Síguenos

«Moneyball: Rompiendo las reglas». El resultado final

Críticas

«Moneyball: Rompiendo las reglas». El resultado final

Pese a su difícil parto y el baile de nombres que supuso su producción, «Moneyball: Rompiendo las reglas» es una película de deportes más allá de los tópicos, que disecciona el éxito, el fracaso y la refundación con un Brad Pitt creíble y sólido. 

Como todo buen éxito nacido de un tortuoso parto, el problemático proceso de producción que partía de la idea de adaptar la novela de Michael Lewis, publicada en 2003, y que resulta en el estreno de «Moneyball: Rompiendo las reglas» (ver tráiler y escenas), daría pie a imaginar las muchas películas que fueron posibles en ese recorrido maldito. La que podría haber sido bajo la dirección de David Frankel, la que hubiera salido de la de Steven Soderbergh y el guion de Steven Zaillian, aquella en la que Paul DePodesta hubiera permitido su conversión a personaje para ser interpretado por Demetri Martin, e incluso aquella otra en la que Aaron Sorkin hubiera firmado una adaptación de cuño propio en lugar de remendar el trabajo ya hecho de Stan Chervin y de Zaillian.

Pero ante la imposibilidad de saberlo, uno se ve obligado a pensar que es ésta la versión final más sorprendente y más sólida que uno pudiera imaginar para un proyecto tan manoseado como éste. «Moneyball: Rompiendo las reglas» es una película de deportes, de un deporte, del béisbol. Pero también es una mirada introspectiva en la manera en la que ese deporte busca su sitio en una sociedad que lo incorpora como metáfora directa del sueño del éxito, y, sobre todo, es la hoja ruta a través de aquello que no cabe en las enseñanzas oficiales de ese sueño: la refundación desde la derrota como vía hacia el éxito verdadero, aquel que repercute estructuralmente y logra el cambio más allá del minuto de gloria; la incomprensión hacia los que pretenden innovar en el seno de un deporte que antes es una institución en la cultura y la identidad norteamericana; y el reconocimiento a aquellos que finalmente lo cambiaron, los Billy Beane y los Bill James, tan presentes en el béisbol como en tantas otras disciplinas.

Lo que demuestra esta película que resulta, además, es que Bennett Miller es un solvente biógrafo, quizá más capaz de adentrarse sigilosamente en los matices psicológicos de su protagonista que en los claroscuros analíticos de la historia a la que pertenece. Está claro que Brad Pitt ayuda, y que el actor sabe componer un retrato un poco más creíble y un poco menos manido del Jerry Maguire arquetípico. Lo que no está tan claro es que Jonah Hill exprima todo su talento dramático aquí, ni que el el juego en sí, pese a su poca presencia en pantalla, acabe importando tan poco en una obra que, en el momento de recoger mitos en imagen de archivo, confiesa su esencial sentimiento de amor hacia el béisbol.

Calificación: 7/10


Imágenes de «Moneyball: Rompiendo las reglas», película distribuida por Sony Pictures Releasing de España © 2011 Columbia Pictures, Michael De Luca/Scott Rudin/Rachael Horovitz Productions. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir