Síguenos

«Moneyball: Rompiendo las reglas». El riesgo de innovar

Críticas

«Moneyball: Rompiendo las reglas». El riesgo de innovar

A pesar de que la película se basa en un hecho real y que parte del público conoce su conclusión, al menos su trama discurre con fluidez. Imprescindible para los amantes del béisbol, pero no tanto para los que no lo son.

Las nominaciones a los Oscar® siempre son causa de controversia. Unos echan en falta determinadas películas, mientras que otros se preguntan qué méritos se ocultan tras ciertos largometrajes como para que puedan hacerse con codiciadas estatuillas doradas. Después de no pocos problemas durante su proceso de gestación, «Moneyball: Rompiendo las reglas» (ver tráiler) llega a la cartelera con la opción de hacerse con seis de estos importantes premios. ¿En verdad se merece tantos reconocimientos? Bajo mi punto de vista, no, si bien ello no quiere decir que no nos hallemos ante un título interesante y de recomendable visionado, especialmente para todos aquellos que sean unos entusiastas de un deporte que no posee un excesivo arraigo en nuestro país (por no decir que ninguno).

El filme se basa en la historia real de Billy Beane, quien, con la ayuda de un licenciado de una prestigiosa universidad, confeccionó por medio de estadísticas la que era la plantilla más adecuada para su equipo: los Oakland Athletics (para ello, contrató a jugadores que no eran demasiado caros en comparación con los de sus conjuntos rivales pero cuyas habilidades le resultaban adecuadas para sus propósitos). La premisa está muy bien y, desde el luego, la película avanza con fluidez a pesar de que uno sepa cómo concluyó el experimento. No obstante, llama la atención que en «Moneyball: Rompiendo las reglas» existan ciertas contradicciones, ya que a sus responsables les resulta imposible dejar a un lado el factor humano (la arenga del protagonista antes de un partido crucial es una buena prueba de ello; ¿de qué sirven aquí los números?). Por otro lado, en el guion se introducen flashbacks sobre los orígenes de Beane que no terminan de funcionar (dada su brevedad, podrían haberse suprimido sin problemas), de igual modo que tampoco me parece necesaria la incorporación de su hija en el relato.

No hay duda de que la parte más atractiva del largometraje se halla en el hecho de que Beane y Brand están dispuestos a llevar a cabo su plan aun sabiendo que lo tienen todo en su contra. Es decir, creen en lo que hacen y no les importa luchar contra las vicisitudes que se encuentran en su camino (la metáfora, pues, podría utilizarse para múltiples campos de la sociedad en la que vivimos). Con una meritoria puesta en escena de Bennett Miller, la cinta también destaca por su reparto, empezando por Jonah Hill, aquí muy alejado de las insufribles comedias a las que hasta ahora nos tenía acostumbrados. Philip Seymour Hoffman o Chris Pratt llevan a cabo un sólido trabajo, mientras que el papel de Robin Wright sólo se puede calificar de minúsculo. Y no, no me olvido de Brad Pitt, quien, bajo mi punto de vista, vuelve a caer en la sobreactuación, exagerando continuamente sus gestos para que así nos percatemos todavía más de su presencia en la pantalla. Comenzaba este texto hablando de los Oscar® y de sus continuas polémicas… Sé que no es cuestión de comparar interpretaciones, pero, ¿acaso su actuación no era mejor en «El árbol de la vida»? Y para proseguir con las controversias, ¿en verdad su labor supera a la de Leonardo DiCaprio en «J. Edgar»? Ahí dejo eso…

Calificación: 6/10


Imágenes de “Moneyball: Rompiendo las reglas”, película distribuida por Sony Pictures Releasing de España © 2011 Michael De Luca Productions, Scott Rudin Productions y Specialty Films. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir