Síguenos

«Mud»: Un lugar especial

Críticas

«Mud»: Un lugar especial

Fabuloso drama de Jeff Nichols que propone la visión del mundo de un chaval de catorce años a partir de su intercambio emocional con un icónico, genial Matthew McConaughey. Embriagadora, telúrica, de las mejores películas del año.

Neck (Jacob Lofland) y Ellis (Tye Sheridan) han encontrado un lugar especial cerca de donde viven. Pero resulta que hay un habitante (Matthew McConaughey) en ese lugar especial. Tras encandilar a la práctica totalidad de la crítica mundial y a una pequeña parte de la audiencia ─cosas del cine indie, la distribución internacional, tal y cual─ con “Take shelter” (2011), Jeff Nichols se coloca de nuevo detrás del objetivo con “Mud” (ver tráiler), fantástico drama rural en forma, universal en fondo, que hace que tengamos aún más ganas de recuperar su debut como cineasta con esa “Shotgun stories” (2007) que aún no hemos podido catar y tenemos en la pila de deberes pendientes. Igual que tenemos pendiente comprarnos una camisa con un lobo bordado en la manga; ya lo entenderéis.

Matthew McConaughey en "Mud"

«Me las arreglaré. He llegado hasta aquí, ¿no?». Tragedia de circunstancias, cuento de encuentros, desencuentros y disparidad de pareceres, Nichols propone un guion enfocado desde la perspectiva única que de este mundo en constante cambio ofrece la limpia pero ruda mirada de un chaval de catorce años, punto existencial en el que todo está por descubrir y conceptos como el Amor ─mayúsculo─ se mantienen en lo más alto de la escala de los ideales. Desde ahí, y apoyado en un estupendo espectro técnico general, el cineasta es libre para discursar acerca de los lastres y las cargas que arrastra cada cual, de la soledad, y de un espíritu libre, misterioso, errático y embriagador icono, el personaje que da título a la película y cuyas circunstancias no resultan menos atractivas por su ambigüedad moral y humana.

Jacob Lofland y Tye Sheridan en "Mud"

A la ya de por sí complicada estructura de la propuesta, coherente consigo misma pero densa, ruda y tan terrosa como el propio entorno que la enmarca, hay que sumar una duración extensa ─algo más de dos horas que se harán pesadas para más de uno─ y la siempre complicada labor de colocar a un muchachito al frente del conjunto; pero estamos ante un buen director de actores, y el joven Tye Sheridan responde perfectamente a tamaña exigencia, seguido por un más irregular Jacob Lofland y arropado por un nuevamente fantástico Matthew McConaughey ─que cuando quiere, y no es muy a menudo, se come la pantalla─ y adornos secundarios de lujazo: Sam Shepard, la mejor Reese Whiterspoon en años, Ray McKinnon, Sarah Paulson, Joe Don Baker y el fetiche de Nichols, el genial Michael Shannon. Aúpa.

Calificación: 8/10

Imágenes de  de “Mud” © 2013 Everest Entertainment y FilmNation Entertainment. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir