Síguenos

«Nader y Simin, una separación»: Negociando con la verdad y la familia

Críticas

«Nader y Simin, una separación»: Negociando con la verdad y la familia

En «Nader y Simin, una separación», el extraordinario guión del iraní Asghar Farhadi sirve para, con agilidad narrativa y una puesta en escena realista, levantar acta sobre una sociedad en que los asuntos de conciencia y la religión pesan mucho.

El humanismo y clarividencia que respira el cine iraní al tratar temas importantes solo es comparable con la alta calidad de sus aspectos técnico-artísticos. La película «Nader y Simin, una separación» (ver tráiler) es prueba de ello y, sin renunciar a una trama de ficción que pueda enganchar con un público amplio, logra trazar un cuadro social y antropológico en que se ve la mano de un autor que sabe esconderse tras la cámara para dejar hablar a las imágenes y a los personajes. Asghar Farhadi hace fácil lo difícil y consigue que las ramas permitan ver el bosque, con un matizado retrato de individuos que echan mano de la verdad para sobrevivir, y a la vez nos muestra un país iraní que se impone con una legalidad muy elemental y una situación humillante de la mujer.

Un difícil equilibrio entre justicia y moral, entre asuntos civiles y de religión, entre la verdad manifiesta y la encubierta, entre los motivos que un marido y su mujer esgrimen cuando piden el divorcio. Ellos son Nader y Simin, matrimonio que se respeta y se quiere, pero que acaba discutiendo sobre si irse al extranjero por el bien de su adolescente hija Termeh o quedarse para cuidar del abuelo senil. Es una cuestión menor que podría hablarse para llegar a una mejor solución, pero que termina en los tribunales y con Simin en casa de sus padres, mientras su marido se ve obligado a contratar los servicios de la ultraortodoxa Razieh para cuidar a su padre. La complejidad de la vida y los intereses particulares se encargarán de enredar la situación con reproches y denuncias construidas sobre la mentira, aunque sea con la intención de proteger a los más indefensos.

Un extraordinario guión del propio Farhadi sirve para, con agilidad narrativa y una puesta en escena realista, levantar acta sobre una sociedad en que los asuntos de conciencia pesan mucho, y donde el honor o la religión determinan el comportamiento en los más pequeños detalles. Humanismo y delicadeza extrema para hablar de una realidad difícil, interpretaciones frescas con miradas llenas de vida y verdad, y un respeto para no juzgar a nadie y mantener en suspenso la última palabra son algunas de las notas de esta magnífica película. Es interesante verla desde la óptica de Termeh y contemplar su sufrimiento en silencio —como el de la niña pequeña—, participar de su sentido común y generosidad al afrontar el drama familiar y comprobar cómo se negocia con la verdad y con los mismos hijos. Siempre con rectitud de intención y buscando el bien —en ambas familias—, pero también dejándose llevar por el orgullo y colocándoles en un tesitura de imposible elección.

Sin embargo, el encorsetamiento de una justicia sumaria y una moral casuística y escrupulosa hacen que las apariencias y las dudas triunfen sobre la verdad del corazón y de la conciencia, que sea necesario pasar página —quizá una generación— para vivir en paz y sin discordia. El fresco humano y social que Farhadi nos regala resulta cercano, a pesar de las diferencias culturales, porque todos los actores hacen grandes trabajos —premiados en Berlín— y porque la cámara reposa sobre el alma de sus personajes para sacar el amor sincero que hay entre ellos, así como su tergiversación de la verdad. Porque, queriendo proteger a su familia, la están destruyendo.

Un cine contemplativo y comprometido, conmovedor y que sabe mantener el suspense y la tensión, exponente del humanismo más rico y profundo, que habla de moral sin proponer situaciones maniqueas ni recetar soluciones fáciles, que participa del mismo aliento de verdad que animaba su anterior película «A propósito de Elly» (2009), y que la hizo merecedora del Oso de Oro en el Festival de Berlín.

Calificación: 9/10


En las imágenes: Fotogramas de “Nader y Simin, una separación”, película distribuida en España por Golem © 2011 Asghar Farhadi Films. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir