Síguenos

«Nagore»: El vacío eterno

Críticas

«Nagore»: El vacío eterno

FichaSinopsisCartelTráilerCríticasComentarios

La comprometida Helena Taberna regresa al formato documental para centrarse en el espanto de la violencia de género. Un retrato del vacío que deja la muerte en una sociedad tristemente acostumbrada a los abusos contra las mujeres.

7 de julio de 2008. Pamplona recibe con su habitual alegría el inicio de la fiesta grande, San Fermín. Mientras la ciudad se deja llevar por el bullicio, una muchacha es asesinada por José Diego Yllanes en el piso de éste. Lo que sucedió a tan trágico acontecimiento forma el cuerpo argumental de “Nagore”, regreso al género documental de la comprometida realizadora y guionista Helena Taberna tras “Extranjeras” (2003); en un país como el nuestro, tan a la última en ese espanto que etiquetamos como violencia de género, este trabajo queda como esmerado ─pero a la postre momentáneo en la vorágine audiovisual e informativa que nos envuelve─ testimonio gráfico de una realidad con la que, para vergüenza de todos, convivimos a diario.

La extraordinaria mediatización que rodeó al conocido como Caso Nagore nutre a la directora de abundante material en absoluto habitual en una propuesta de estas características; la novedosa apertura del juicio a los medios de comunicación sirvió de ventana abierta a la sociedad, al tiempo que puso en imágenes las circunstancias que rodearon al crimen, antes y después de él: no sólo vemos al acusado durante el proceso, sino que le acompañamos en la turbadora recreación de los hechos en su propio apartamento, por ejemplo, en un seguimiento salpicado por las declaraciones de abogados, instituciones, amigos, familia y entorno de la muchacha, con su propia madre, la titánica, poderosa Asun Casasola, como eje central de la narración.

Más allá de la conmoción que provoca el visionado del documental, cabe destacar el ejercicio de sobriedad sin morbos que presenta Taberna, capaz de distanciar opiniones evidentes ─el rechazo, la indignación, la profunda antipatía que, espontáneamente, siente el espectador ante lo que contempla─ en un trabajo de montaje ágil y abiertamente objetivo, sin trampas ni encuentros forzados entre las partes implicadas, aprovechando el formato elegido como herramienta de análisis y reflexión. Sin más impulso que mostrar y apoyar a una familia devastada y en plena deriva emocional ─el padre y hermano de Nagore estremecen desde su reconocible sufrimiento cotidiano─, la película, acertadamente, se centra en el vacío que su ausencia ha dejado en quienes la conocieron y, un poco y desde la distancia de la solidaridad, en cada uno de nosotros.

Calificación: 6/10

En las imágenes: Fotogramas de “Nagore” © 2010 Lamia Producciones Audiovisuales. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir