Síguenos

“No”: Creatividad política

Críticas

“No”: Creatividad política

“No” es una película para los amantes del cine político en la línea de Costa-Gavras, con una perspectiva casi documental y sentido del humor, que no ligereza ni irresponsabilidad política. Un gran Gael García Bernal se muestra contenido.

Tras quince años de dictadura, el general Pinochet decide en 1988 convocar elecciones democráticas en el país, bajo presión internacional y buscando su legitimidad. Con aparente equidad, la campaña se organiza concediendo al partido en el gobierno y a la oposición un espacio diario de quince minutos en televisión. Los partidarios del “no” al continuismo del presidente recurren al publicista René Saavedra, para hacer llegar al pueblo un mensaje de cambio y de confianza. A los ataques e intimidaciones del adversario se suma la incomprensión de los propios correligionarios, más proclives a la denuncia grave y directa que a la creatividad y alegría que Saavedra transmite en sus spots electorales. Pablo Larraín nos ofrece en “No” (ver tráiler) una perspectiva casi documental de ese momento histórico, y nos da una lección de propaganda electoral desde el punto de vista de quien cree en una idea y sabe venderla.

Gael García Bernal en No

Es una estrategia de comunicación y también un modo de entender la política, de manera positiva y constructiva, reparando en un ciudadano que necesita vivir sin miedo y con esperanza, obviando la denuncia amarga y la provocación constante. Es una mirada hacia el futuro, dejando de lado —aunque no olvidando— las muertes e injusticias del pasado. Es una postura inteligente que no se enreda en el reproche mutuo, y del que sabe aprovechar hasta la censura para ganar la partida al opositor. Es una respuesta alegre y con sentido del humor, que no con ligereza ni irresponsabilidad política, para superar así la confrontación áspera y violenta. Es la salida a una espiral de venganza sin término, y el camino de transición hacia una convivencia más tolerante. Todo eso lo entiende Saavedra, que conecta con el sentir del pueblo. Y todo eso hace que el resultado del referéndum cambie de signo de manera insospechada para unos y otros.

imagen de la película No

Si Saavedra sintoniza con el pueblo chileno, Larraín lo hace con el espectador que, sentado en la butaca, se siente implicado en lo que está sucediendo en la campaña, distante de los políticos agresivos y más identificado con ese mensaje positivo y de esperanza que encierran las canciones electorales. Esa gente anónima y esas letras cantadas a coro que claman por una nueva etapa recordarán al público español su propia transición política, mientras que las abundantes imágenes de archivo —perfectamente ensambladas en la ficción— utilizadas traen al presente un periodo de lucha por unos ideales, y cargan la cinta de cierta nostalgia. Especialmente conseguida está la ambientación añeja, gracias a la textura de un formato antiguo de televisión y que da una apariencia de escasa definición y color desvaído, a la factura realista con una cámara que recurre con frecuencia al primer plano o al barrido, o al cuidado atrezzo de época y al valor concedido al sonido directo.

Gael García Bernal en la película No

Por otro lado, el director mantiene en todo momento el punto de vista del protagonista, y vemos la realidad con los ojos de un Saavedra que asiste pensativo a un espectáculo de ambición de poder y de odio, mentira y venganza. No es, por eso, una óptica imparcial de los acontecimientos porque los partidarios del Sí permanecen en el arquetipo del villano, mientras que el protagonista es retratado con inteligencia y honestidad. Pero Larraín lo hace con tacto y respeto, con sentido positivo y sin rencor, y Gael García Bernal le presta un servicio mayúsculo con un trabajo humano, contenido y nada visceral. Es la victoria de la libertad pero también la de un sentido concreto de hacer política, y es la prueba de que a veces una palabra positiva y una fina ironía son más eficaces que la acusación contundente y directa. “No” es una película para los amantes del cine político —en la línea de Costa-Gavras— y de los temas de actualidad, y también para los que quieran saber cómo vender un producto, una idea o un proyecto sin dejar sangre en el camino. Premiada en Cannes, tiene con todo merecimiento la nominación a Mejor Película de Habla No Inglesa en los próximos Oscar 

Calificación: 7/10

No película imagen 1 No película imagen 2 No película imagen 3 No película imagen 4 No película imagen 5 No película imagen 6 No película imagen 7

Imágenes de “No”, película distribuida en España por Golem © 2012 Fabula, Funny Balloons, Canana Films y Participant Media. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Destacados

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1

Buscador de cine

Subir