Síguenos

«No-Do»: Más historias de la cripta de Elio Quiroga

Críticas

«No-Do»: Más historias de la cripta de Elio Quiroga

Tras llevarnos a un futuro post-apocalíptico en «La hora fría», Elio Quiroga nos invita a descubrir los secretos que ocultaban las grabaciones de la herramienta comunicativa del franquismo, con un resultado no demasiado atractivo.

El canario Elio Quiroga es uno de esos directores necesarios en cualquier filmografía que no pretenda ─o no consiga alcanzar─ los estándares industriales de monstruos comerciales como la maquinaria de Hollywood. Sin hacer demasiado ruido, y sin que la calidad de sus propuestas destaque con especial relevancia en su conjunto, el joven cineasta va conformando poco a poco una trayectoria aún escasa ─tres películas y dos cortos en doce años─ pero que trata de revolver o, al menos, desempolvar, temas prácticamente intocables o esquematizados de nuestro imaginario cinematográfico. Puede que su nueva propuesta, aunque fallida, suponga el mejor ejemplo.

nodo-jose-1.jpg

Francesca (Ana Torrent) y Pedro (Francisco Boira) no están en el mejor momento de su matrimonio. Una tragedia del pasado atenaza su relación, por lo que buscan un cambio de aires y se trasladan a una casa en el campo, apartada de todo. Como es fácil prever, algo no va bien en el edificio. “No-Do” ofrece una vuelta de tuerca al tratamiento fílmico de la guerra civil, fratricidio cuyas heridas están aún ostensiblemente abiertas en nuestra sociedad y al que nuestro séptimo arte recurre una y otra vez con ánimos más o menos contestatarios y reivindicativos. En esta ocasión, no sin una buena dosis de mala leche envuelta en la tétrica ambientación que arropa la trama, Quiroga apunta directamente a la manipulación mediática que la principal herramienta comunicativa del franquismo exhibía de cara al pueblo español con la complicidad y el apoyo de la iglesia católica; jugando con una verdad ya de por sí teñida de leyenda, la grabación de sucesos paranormales por parte de equipos de No-Do durante los años 50 y 60, el cineasta convoca fantasmas materializados y ánimas vengativas que claman desde un limbo que no sabe de fosas comunes.

nodo-jose-2.jpg

La reincidencia temática del fantastique patrio de los últimos años sepulta un tanto la propuesta, es indudable, sometida una vez más a la fórmula personaje femenino fuerte + espectro + caserón abandonado, un recurso argumental mejor tratado en proyectos anteriores de la mano de Amenábar o Bayona, de suerte que Ana Torrent se convierte aquí en hermana o heredera de Nicole Kidman o Belén Rueda, beneficiadas aquellas en su caso por producciones más potentes en recursos y puestas en escena; con todo, Elio Quiroga, que vuelve a demostrar sobrada fortaleza en la dirección artística pero falta de brío en la dirección actoral ─correctos Torrent y Héctor Colomé, muy fallido Boira─, se distancia de sus predecesores temáticos en el excéntrico abrazo a las más diversas influencias, desde Lovecraft a las apariciones marianas y la tradición de poltergeists y exorcismos clásicos y recientes. Obvia de principio a fin, incapaz de sorprender a pesar de tratar de guardar más de un secreto, “No-Do” se ahoga en su falta de garra e intenciones, considerándose finalmente como un correcto episodio televisivo de regusto añejo y apariencia actual, que confirma a su responsable como una eterna promesa que no acaba de exprimir todo su potencial tras las cámaras.

Calificación: 5/10

En las imágenes: Fotogramas de “No-Do” © 2008 Eqlipse Producciones y La Huella. Distribuida en España por Baditri. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir