Síguenos

«Noche loca»: Comedia de perfil bajo

Críticas

«Noche loca»: Comedia de perfil bajo

FichaCartelFotosSinopsisTráilerClipsNoticias
PreviaCríticasComentarios

«Noche loca» es un eficaz, ameno entretenimiento que desaprovecha los excelentes elementos de partida con los que contaba. Steve Carell y Tina Fey forman un magnífico tándem que eleva una lista de gags funcionales, nunca memorables.

Afortunado cruce entre comedia screwball y reedición del hitchcockiano tema del falso culpable, «Noche loca» se postulaba desde sus bases como una más que prometedora comedia heredera de las ya de por sí herederas películas de noches aciagas de los 80 (véase «Cita a ciegas», de Blake Edwards): una temática quizás nada original, pero inagotablemente rentable para el género; una pareja de cómicos formada por Steve Carell y Tina Fey que derrocha talento y química; y un puñado de estrellas secundarias más un empacado rápido de apenas 90 minutos, que hacen del producto un saludable y efímero blockbuster primaveral.

Lástima, pues, que el proyecto haya venido a sustentarse en un guionista no tan diestro en los terrenos de la comedia norteamericana como es Josh Klausner (cuyos únicos créditos habían sido como responsable de los libretos de «El cuarto piso» y «Shrek Tercero») y en un director tan decididamente irregular como es Shawn Levy (de las prometedoras maneras de «Recién casados» al más indigno exploit familiar de «Doce en casa», pasando por la muy loable «Noche en el museo»). Los problemas de «Noche loca» nada tienen que ver con su ritmo o con su talla como entretenimiento intrascendente: la cinta se muestra sobradamente competente en esos menesteres. Se trata, más bien, del premioso envoltorio y de un suministro de carcajadas sensiblemente menor del que desearíamos; se trata de una excesiva falta de ambición que se salda con un puñado de gags sólo eficaces y nunca memorables (casi todos incluidos en el tráiler), elevados a menudo a través del brillante histrionismo o el humor físico de Steve Carell (su gestualidad del grito en la persecución, el baile en la barra americana hacia el final); y se trata, también, de secundarios olvidables y confinados a existir como reiteración de un chiste (el personaje de Mark Wahlberg y su ausencia de camiseta).

En todo caso, «Noche loca» nunca deja de ser un divertimento plenamente disfrutable para un espectador poco exigente. Otra cosa es que, simpatías aparte, uno acabe echando de menos una mayor estatura de la comedia, una más allá de la acomodada, mediana muestra derivada en la sempiterna ratificación de la unidad familiar y más cerca de las vías que más han revitalizado el género en los últimos tiempos: aquellas mismas en las que el propio Carell ha participado como cuarentón virgen o tarado meteorólogo.

Calificación: 6/10

En las imágenes: Fotogramas de «Noche loca» – Copyright © 2009 20th Century-Fox y 21 Laps Entertainment. Distribuida en España por Hispano Foxfilm. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir