Síguenos

«Nunca me abandones»: Vivir para otros

Críticas

«Nunca me abandones»: Vivir para otros

Ficha película Nunca me abandonesSinopsis Nunca me abandonesCartel Nunca me abandonesImágenes Nunca me abandonesTráiler Nunca me abandonesEscenas película Nunca me abandonesNoticias Nunca me abandones
Previa estreno Nunca me abandonesCríticas Nunca me abandonesComentarios Nunca me abandones

Una propuesta de lento discurrir y contenido desaprovechado que demuestra que una idea interesante, una notable realización y unas sólidas interpretaciones no bastan para confeccionar una buena película.

Hacía tiempo que no sabíamos nada de Mark Romanek, quien, tras la interesante aunque imperfecta «Retratos de una obsesión», estuvo a punto de hacerse cargo de la dirección de «El Hombre Lobo» (proyecto que abandonó porque no estaba de acuerdo con el presupuesto que le había asignado el estudio para rodarla). Poco después filmó «Nunca me abandones» (ver tráiler), la adaptación al cine de una novela de Kazuo Ishiguro (por cierto, su devenir en la cartelera norteamericana fue desastroso, recaudando unos paupérrimos dos millones y medio de dólares). En esta ocasión, nuevamente nos hallamos ante una propuesta con un apetecible punto de partida que, sin embargo, luego no se concreta de una forma brillante.

La película nos cuenta la historia de tres niños que crecen en un internado inglés y que aceptan su triste sino (que aquí no voy a desvelar). A lo largo de los años observamos cómo entablan amistad, se enamoran unos de otros e incluso se hacen daño entre sí. «Nunca me abandones» se puede analizar desde dos vertientes. Por un lado, los protagonistas del relato saben que sus vidas tienen una pronta fecha de caducidad, existiendo fuera del centro en el que residen un mundo que jamás podrán disfrutar como las personas «normales» (esta parte de la trama se ubicaría dentro del género de la ciencia-ficción). Asimismo, la cinta presenta una serie de personajes y nos muestra cómo se van construyendo sus relaciones, convirtiéndose de este modo en una obra intimista y especialmente cuidadosa a la hora de fijarse en simples detalles.

El problema llega cuando nos encontramos con un desarrollo monótono y a ratos aburrido. Ello provoca que apenas nos interese lo que les suceda a Ruth, Kathy y Tommy, salvo en el último tercio de la narración, justo cuando ya es demasiado tarde. El hecho de que no se describa en ningún momento la sociedad que rige sus destinos o que no terminemos de comprender algunos de los comportamientos de los protagonistas, sólo alimenta la indiferencia que genera este largometraje. Y es una pena, ya que sus valores artísticos son incuestionables (desde su sólida realización hasta su exquisita fotografía). Además, las actuaciones de Carey Mulligan, Andrew Garfield y Keira Knightley destacan por su calidad (ver el instante en el que el segundo suelta un desgarrador grito de impotencia), al igual que la de algunos intérpretes secundarios (con Sally Hawkins y Charlotte Rampling a la cabeza). «Nunca me abandones» deja un sabor amargo en el espectador, tanto por su temática como por cómo ésta se refleja en la pantalla.

Calificación: 5/10

Imágenes de “Nunca me abandones”, película distribuida en España por Hispano Foxfilm © 2010 DNA Films, Film4 y Fox Searchlight Pictures. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir