Síguenos

«Oldboy»: No te dejes el martillo

Críticas

«Oldboy»: No te dejes el martillo

Spike Lee adapta el clásico contemporáneo de Park Chan-wook planteándolo como un ejercicio de estilo atravesado por secuencias de violencia explícita. Una película innecesaria, que demuestra de nuevo el poco amor de la audiencia USA por el cine subtitulado. 

Joe (Josh Brolin) no es la mejor persona del mundo, pero tampoco merece lo que le han hecho pasar. Van a ver lo que es bueno. Hay verdades cinematográficas impepinables, como que Machete no tuitea o que los americanos no leen subtítulos. Pero como tienen dinero, les sale mejor recomponer todo lo que funciona fuera de Hollywood y ofrecérselo a su público más mascadito. Pues aquí tenemos “Oldboy” (ver tráiler), innecesaria traslación yanqui del peliculón coreano de 2003 a partir del fabuloso manga nipón de finales del siglo XX. Podía haber sido peor, imaginad a Steven Spielberg tras las cámaras y a Will Smith delante. Vale, dejad de imaginarlo.

Josh Brolin en "Oldboy"

«El tiempo es relativo». Al tratarse de una obra totalmente despersonalizada, Spike Lee ─que ya no propone joints sino films─ opta por el ejercicio de estilo global. Técnicamente la película funciona, aunque el interés del libreto de Mark Protosevich se va diluyendo progresivamente según avanza esta historia de dolor, venganza, amor raro y martillazos a granel. Entre el salvajismo inesperado, la sutileza cochina y la falta de verdadera pasión, el espectador divide su corazoncito tratando de olvidar la obra magna de Park Chan-wook… y más le vale. Porque la falta de profundidad es imposible de suplir con la belleza burra de las secuencias más icónicas de una película abundante en explicaciones, no vaya a ser.

Elizabeth Olsen en "Oldboy"

Josh Brolin funciona en modo armario empotrado, desde luego, y tiene una percha, una mirada y un ardor general que ayudan a la empatía con un personaje imposible; Elizabeth Olsen está bien, como siempre, entregada, factible, carnal. Y el resto se abandonan a la exageración estructural, y aunque es cierto que la fábula lo agradece ─y, hasta cierto punto, lo requiere─ uno no puede evitar sonreír ante las ridículas pintas de un Samuel L. Jackson equipado con el fondo de armario desechado de “Behind the candelabra” (Steven Soderbergh, 2013) o los desvaríos a lo villano loco/loca de un Sharlto Copley principesco e insoportable a partes iguales. Y ya está. “Oldboy” made in USA. Se ve, sí; se olvida, sí.

Calificación: 5/10

Imágenes de “Oldboy” © 2012 Universal Pictures, FilmDistrict, Good Universe, 40 Acres & A Mule Filmworks y Vertigo Entertainment. Distribuida en España por Universal Pictures International Spain. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir