Síguenos

«Pa negre (Pan negro)»: Podredumbre y monstruos

Críticas

«Pa negre (Pan negro)»: Podredumbre y monstruos

FichaSinopsisCartelFotosTráilerPreviaCríticasComentarios

«Pa negre (Pan negro)» habla, desde su argumento sin novedad, de monstruosidad y podredumbre moral. Pese a su contundencia tonal y ambigüedad, no consigue librarse de ciertos arquetipos afines al subgénero ambientado en la posguerra.

El interesante Agustí Villaronga ejecuta aquí una operación en algún grado subsanadora de la pulcritud de un cine ambientado en la España de la posguerra. «Pa negre (Pan negro)» es, definitivamente, otra cosa. Trata, en palabras del cineasta, de miseria moral, sin distinciones de bando y como complejo tratado sobre la formación de monstruos. Vencedores y vencidos no se miden aquí en términos de (relativa) justicia, sino de podredumbre y debacle ética, que se instaura para quedarse ya en la primera y tremebunda escena del asalto al carruaje.

Basada en la novela homónima de Emili Teixidor, y con elementos incorporados de «Retrat d’un assassí d’ocells» (que da pie a un intertítulo), también del mismo autor, la película de Villaronga mantiene un pulso a lo enfermizo desde las atmósferas salvajes (los bosques de Cataluña, a menudo envueltos en niebla) y los estragos, visibles o invisibles, de la guerra (la mutilación de la niña, las clases humilladas, las altas que campan impunes por la atrocidad). Es esta una cinta que podría pasar, atendiendo a sus premisas, por una más de un subgénero en apariencia agotado, pero que sin embargo desafía desde estéticas frías y húmedas, desde su tendencia a aproximarse a un fantástico soterrado en mazmorras con ejecuciones de garrote vil en sus rincones y cuevas mentadas en las que nació la gangrena de toda humanidad.

«Pa negre (Pan negro)» enfrenta, desde su argumento sin novedad, a la monstruosidad en la posguerra, a su gestación a través de la corrupción de la inocencia del niño interpretado por Francesc Colomer. La capacidad del director de «99.9» (1997) para plasmar en pantalla la toxicidad de toda un sociedad (empezando por el pan negro) pese a contar con caracteres más bien cercanos al tópico, es un ejemplo a seguir. Quizá la cinta no pueda librarse de todos los arquetipos que quisiera (el maestro de escuela facha que incorpora Eduard Fernández, ese alcalde de Sergi López, versión soft de su personaje en «El laberinto del fauno») y se confíe en más de una ocasión a chirriantes metáforas y lugares comunes que hablan de cara a la galería (las alas imaginarias del tísico). Pero su contundencia tonal y ambigüedad discursiva, junto a la perversidad infecciosa de sus protagonistas (excelente Nora Navas, en los diferentes estadios de su personaje) hacen de ella una necesaria anomalía, la obra siempre interesante de un francotirador.

Calificación: 6/10

En las imágenes: Fotogramas de “Pa negre (Pan negro)” – Copyright © 2010 Massa D’Or Produccions y Televisió de Catalunya. Distribuida en España por Emon. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir