“Pequeñas mentiras sin importancia”: La felicidad cruel

Escrito por el 15.04.11 a las 14:53

Ficha película Pequeñas mentiras sin importanciaSinopsis Pequeñas mentiras sin importanciaCartel Pequeñas mentiras sin importanciaImágenes Pequeñas mentiras sin importancia
Tráiler Pequeñas mentiras sin importanciaEscenas Pequeñas mentiras sin importanciaPrevia estreno Pequeñas mentiras sin importanciaCríticas Pequeñas mentiras sin importanciaComentarios Pequeñas mentiras sin importancia

“Pequeñas mentiras sin importancia” tiene la apariencia de comedia ligera sobre las vacaciones idílicas de un grupo de amigos, pero estalla como estudio de personajes centrado en el egoísmo emocional de una burguesía ensimismada.

De la infelicidad como cáncer, Todd Solondz ya hablaba en su “Happiness” (1998) con humor hiriente y camino de la metástasis que se daba en “La vida en tiempos de guerra” (2009), suerte de remake fantasmal donde ya no había esperanza posible. Solondz debería haberse planteado que el colmo de los retos, la sublimación de su cine brutal estaba, precisamente, en la comedia ligera y de amigos en continua celebración, que olvidan el sufrimiento de uno de los suyos mientras disfrutan de sus vacaciones. Es decir, otra forma de crueldad, quizá menos explícita y tanto o más dolorosa.

Precisamente, la premisa de esta “Pequeñas mentiras sin importancia” (ver tráiler y escenas). Película de Guillaume Canet de tintes autobiográficos que empieza mal y acaba peor, pero que entretanto propone la comedia de un verano idílico de un grupo de amigos en sus treinta y tantos, centrada en los roces y deslizamientos de amistad, amor, sexo, atracción, engaño y autoengaño que se suceden entre ellos. Canet emplea un largo metraje —la cinta alcanza las dos horas y media— en retratar una dolce vita prolongada entre brindis con el mejor vino, vídeos caseros, juegos de playa y flirteos varios. Y al fondo, en sordina, deja constante el recuerdo casi desvanecido de Ludo (Jean Dujardin), colega que quedó atrás, desfigurado y solo en sus últimas semanas de vida. Este estudio de personajes de apariencia liviana guarda, en su esencia, una verdad terrible que finalmente se hace omnipresente: a veces, muchas, el egoísmo de la felicidad propia se cobra víctimas colaterales.

De vagas intenciones moralistas y lejos de espíritus generacionales, el vaciado narrativo de “Pequeñas mentiras sin importancias” y lo generalmente banal de sus situaciones no deberían engañar al más complaciente de los espectadores: en sus postales estivales vive un mordaz ataque a la acomodada burguesía, ensimismada en sus hipocresías y apariencias, pero necesitada de sexo duro virtual cuando las luces se apagan. Un ataque, por otro lado, sólo posible desde la credibilidad de un reparto coral más que compensado, notable en los contenidos Marion Cotillard, Benoît Magimel y Gilles Lellouche, menos armónico en un François Cluzet en exceso confinado a soportar la carga cómica. Todos, al  final, coincidentes en un clímax final concebido como estallido de emociones contenidas, al tiempo duelo y celebración de la vida que bien podría ser el reverso más espontáneo y menos pomposo de la despedida de “Big fish” (Tim Burton, 2003).

Calificación: 7/10

Imágenes de “Pequeñas mentiras sin importancia”, película distribuida en España por A Contracorriente Films © 2010 Les Productions du Trésor, EuropaCorp, Caneo Films y M6 Films. Todos los derechos reservados.



Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



6 - Luis - 11:44 - 17.06.11

Pelicula francesa…es decir a priori aburrida, y al final despues de soportar las casi 2 horas y media de “largometraje” mi prejuicio se cumplió: un tostón. Destacar a veces los videoclips con música americana y bellas imagenes de las playas francesas, y algún guiño cómico. Reconozco que tengo este prejuicio con las peliculas galas, pero también entiendo que haya público que pueda conectar con este tipo de cine tan raro. Un saludo



5 - Carmen - 14:05 - 14.06.11

Hola, este comentario es para el crítico de cine Jordi Revert, el cual en su Sinopsis, ha revelado el final de la película diciendo que Ludo está en sus últimas semanas de vida. Simplemente creo que habría que tener más cuidado con lo que se pone en este tipo de páginas, las cuales consulto antes de ir al cine. Gracias.



4 - Lady Draagon - 20:05 - 13.06.11

Creo que es de lo mejor que nos envian los distribuidores desde Francia. Es un desperdicio no hacernos llegan mas peliculas tanto francesas como italianas, con los que tanto nos unen.Ya vale de colonialismo cinematografico USA. Acerca de la pelicula, me parece muy fresca y juvenil, con una estupenda banda sonora,la despedida de los amigos de Ludo,con ese fondo de “My Way” es muy acertada.Se me pasaron los 154 minutos sin sentir.La recomiendo.



3 - sry - 10:09 - 06.06.11

Estoy de acuerdo contigo Nacho. Pierde un poco la esencia con tantos minutos, aunque lo actual del tema te lleva a aguantar. En ciertas cosas el guión es demasiado superficial, pero creo que es a propósito. Creo que se podría haber sacado más partido a esta peli, lo que más me ha gustado es cómo resulta el final.



2 - pep - 17:35 - 04.06.11

No pude acabar de verla. Me parecía tan idéntica a otras de la misma nacionalidad que era como estar siempre viendo lo mismo. Deplorable para mi entendimiento



1 - Nacho - 12:01 - 28.05.11

No veo ningún parecido con “Happiness”. Si ésta era una película cruda, demoledora y muy crítica con sus personajes a los que dejaba como caricaturas, “Pequeñas Mentiras sin Importancia” es una película muchísimo más amable y en la que la crítica casi brilla por su ausencia.
Por otro lado, camina demasiado entre dos aguas. Por un lado, la comedia (el primer 50%) y por otro el drama (el segundo 50%) y es esta segunda parte la que tiene menos “sustancia” y donde se ven las carencias de algunos personajes: Antoine era gracioso con su teléfono móvil pero después, una vez resuelto el problema, pierde todo el peso. El personaje de Marion Cotillard está por estar. Por supuesto, François Cluzet, llamado a causar la risa, pierde toda la carga cuando se abre paso la parte dramática.
150 minutos son excesivos, con 110-120 minutos la película hubiese ganado muchísimos enteros. Y la película no está exenta de moralina y un cierto, con perdón, “buenrollismo” (por ejemplo, la cruda realidad debería haber sido más cruel con el estúpido personaje de Antoine), algo de lo que carecía Happiness que sí es una durísima crítica a la burguesía plana y gris de Estados Unidos. En cualquier caso, buena película que podría haber sido mucho más.



1

Resident Evil: El capítulo finalManchester frente al marMúltipleLa ciudad de las estrellas: La La Land

Resident Evil: El capítulo final
Manchester frente al mar

LionFiguras ocultasxXx: ReactivatedVivir de noche
Los del túnelContratiempo - película¡Canta! - películaPassengers

Múltiple
La La Land
Lion
Figuras ocultas
Ballerina
xXx: Reactivated
Vivir de noche
Contratiempo
¡Canta!
Los del túnel
Silencio
Solo el fin del mundo
Underworld: Guerras de sangre
¿Tenía que ser él?
Proyecto Lázaro
La autopsia de Jane Doe
La tortuga roja
Passengers
Comanchería
Rogue One: Una historia de Star Wars
Hasta el último hombre
La llegada (Arrival)
Animales nocturnos
Un monstruo viene a verme
Vaiana
 
Web de cine Más secciones Archivo de películas Facebook          Twitter                          
Actualidad:  Resident Evil: El capítulo final | Manchester frente al mar | Múltiple | La La Land | Lion | Figuras ocultas | Vivir de noche

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.