Síguenos

Críticas

«Percy Jackson y el ladrón del rayo»: Chiquilladas en el Olimpo

FichaCartelFotosSinopsisTráilerClipsEntrevistasPrevia
CríticasNoticiasComentarios

Con «Percy Jackson y el ladrón del rayo», Chris Columbus vuelve al modelo harrypotteriano, con abrumadores efectos especiales pero incapaz de llamar la atención más allá del público preadolescente al que se dirige.

Es comprensible que las recientes incursiones de Chris Columbus en el fantástico, con su dirección de dos de las entregas de Harry Potter —«Harry Potter y la piedra filosofal» y «Harry Potter y la cámara secreta»—, le hayan predispuesto a reincidir en una fórmula genérica que, más allá de sus dificultades técnicas y sus exigencias presupuestarias, suele ser muy agradecida en términos de taquilla; en cualquier caso, es eso lo que ha llevado a cabo a través de la dirección de su última película (en la que, además, participa como productor ejecutivo), «Percy Jackson y el ladrón del rayo», una propuesta que se mueve en los parámetros formales y tonales de la saga potteriana y que ofrece un aspecto inequívoco de piedra basal de toda una serie a la que sólo los favores o renuencias de la taquilla terminará situando en su dimensión exacta y final.

¿Y exhibe méritos suficientes para ello? Pues, más allá de la espectacularidad (abrumadora) de su despliegue pirotécnico, en forma de unos efectos especiales de primerísimo nivel, habría que decir que no. A falta del soporte literario ya contrastado que a la saga de Harry Potter confería y aún confiere la serie de novelas que sobre el pequeño mago británico pergeñó la celebérrima J.K. Rowling, está claro que el armazón narrativo de las aventuras y desventuras de este nuevo héroe de condición «mixta» (a caballo entre lo divino y lo humano), sustentado en la novela homónima de Rick Riordan, no ofrece tanta consistencia ni originalidad, moviéndose en todo momento por caminos demasiado trillados y, consiguientemente, desgastados: los de una estructura excesivamente convencional y una historia que no presenta nada nuevo respecto a lo mil veces ya visto en los precedentes del género.

Zanjada, pues, en tales términos esa interrogante básica, no son muchos más los asideros con los que Columbus cuenta para poder armar una propuesta digna de mayor interés y capaz de captar la atención de un público más allá del colectivo preadolescente. El trío protagonista —cuyo seguimiento de los modelos harrypotteriano, más allá de la coincidencia numérica, y highschoolmusicalero, con evidentes parecidos físicos, no hay el más mínimo empacho en recalcar— resulta bastante endeble en cuanto a sus prestaciones interpretativas; y el gancho que podría suponer la presencia de algunos «pesos pesados» en el reparto, embutidos además en caracterizaciones espectaculares —cuales son los casos de Pierce Brosnan y Uma Thurman—, tampoco da de sí lo suficiente como para despertar grandes pasiones en la platea.

Se trata, en suma, este «Percy Jackson y el ladrón del rayo», de un filme más bien flojito, que no pasará, desde luego, a los anales de la historia del género fantástico, pero que, salvo catástrofe no esperada, hallará buena acogida en la taquilla gracias a una generosa campaña promocional y una corriente general de simpatía hacia productos de este corte. ¿Secuelas? No tardarán, me temo…

Calificación: 4/10

En las imágenes: Fotogramas de “Percy Jackson y el ladrón del rayo” © 2009 1492 Pictures, Fox 2000 Pictures e Imprint Entertainment. Distribuida en España por Hispano Foxfilm. Todos los derechos reservados.

Continue Reading

Busca tu película

Subir