Síguenos

«Plan de escape»: A los presos

Críticas

«Plan de escape»: A los presos

El bombardeo de producciones que recuperan a los titanes de la testosterona de décadas pasadas prosigue con un castañazo con poco que destacar más allá del cariño que le podamos tener a los dos mamotretos protagonistas. 

La CIA ha creado una prisión de la que es imposible escapar. Ray Breslin (Sylvester Stallone) se gana la vida sacando los colores a diseñadores de prisiones de las que es imposible escapar. A ver si sale de esta. El regreso de los titanes de la testosterona 80´s/90´s a la primera/segunda línea de acción comercial en pleno siglo XXI sigue imparable con “Plan de escape” (ver tráiler), thriller de acción que trae consigo el recuerdo de algo que había mucho también en las décadas mencionadas: castañazos a patadas. Porque aquí tenemos uno, y bien gordo. Lo mismo que entonces, pero hoy; más allá del evidente cariño que les podamos tener a estos adorables armarios empotrados, poco hay que resaltar.

Arnold Schwarzenegger y Sylvester Stallone en "Plan de escape"

«No pareces tan listo» «Tú tampoco». A partir de una historia de Miles Chapman cuya inmoralidad ─que el héroe sea un tipo dispuesto a asegurar la fiabilidad de un Guantánamo al uso es de broma─ solamente es superada por su incongruencia global, Mikael Håfström, cuyo mejor trabajo siempre será “Evil” (2003), despliega todo su arsenal tras las cámaras: el vacío más absoluto. La realización es de directo a vídeo, la emoción brilla por su ausencia y las desventuras de la pareja central (Sly + Arnold Schwarzenegger) están más cerca de la comedieta geriátrica que de un espectáculo palomitero de serie B coherente consigo mismo y sus evidentes limitaciones presupuestarias y artísticas.

Arnold Schwarzenegger y Sylvester Stallone en "Plan de escape"

En un microuniverso mal editado, fotografiado y sonorizado, Sylvester y Arnold ─este último cada vez actúa peor, las cosas como son─ cabalgan juntos de un lado para otro, pegando a hombres con gafas entre musulmanes con cara de enfurruñados, rapados con cara de enfurruñados y un montón de extras con cara de enfurruñados ante la mirada de unos ridículos vigilantes que hibridan un jugador de Rollerball con un Inmortal del ejército de Jerjes el Grande, o así. ¿Y quién vigila a los vigilantes? Jim Caviezel, cuyo único gesto parece subrayar lo poco que le apetece formar parte del proceso que lleva a pasar por caja al final del rodaje. Y Sam Neill es un médico que no recuerda el Código Deontológico… Un buen plan de escape hace falta, desde luego.

Calificación: 3/10

Imágenes de “Plan de escape” © 2012 Summit Entertainment. Distribuida en España por eOne Films Spain. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir