Síguenos

«Planet 51»: Pleno técnico e industrial, modestos resultados cinematográficos

Críticas

«Planet 51»: Pleno técnico e industrial, modestos resultados cinematográficos

Aunque técnicamente perfecta, la premisa narrativa ofrecía un potencial que sólo es aprovechado en parte. En general el ácido está convenientemente rebajado para que la película llegue a todos los públicos.

Vaya por delante: esto es una crítica de resultados cinematográficos. Porque, si tuviéramos en cuenta otros aspectos, inevitablemente las dichosas estrellitas cambiarían de número. Por ejemplo, si nos refiriésemos a la calidad técnica de «Planet 51», tendríamos que llenar el panel con las cinco, porque el resultado es prácticamente perfecto, a la altura, desde luego, de las últimas entregas de Dreamworks o de la saga «Ice Age» de Fox (Pixar, una vez más, juega en otra dimensión). O si hablásemos de estrategia comercial y empresarial, de capacidad de sacar adelante un proyecto cuando parece que el único horizonte contemplado por la mayoría del cine español fuese el de optar o no a subvención, sólo podríamos alabar la valiente apuesta de unos estudios que, además (o quizá por eso) vienen de fuera de la industria, del sector del videojuego. Que los juguetes y las figuras procedentes de la cinta inunden hamburgueserías, catálogos y anuncios es un éxito sin precedentes para una película española, que seguro hará que los más puristas se rasguen las vestiduras (¡un cine europeo como el español, rendido a las técnicas del malvado imperio americano!), pero que demuestra un músculo de marketing y de rentabilización del producto sobresalientes.

No seré yo el que discuta esas estrategias, cuando tantas veces me he referido a la alarmante incapacidad del cine español para levantar cintas comerciales (una vez más, refirámonos al fiasco de «Alatriste»). Pero esta es una sección de críticas, más o menos inspiradas, al producto final desde el punto de vista cinematográfico. Y hay que decir que «Planet 51» es, ante todo, una cinta inofensiva. Y eso puede ser mucho o puede ser poco, todo depende de cómo lo queramos ver.

Puede ser mucho si tenemos en cuenta que varios de los supuestamente potentes estrenos de animación del año han acusado un agotamiento y una caída en la rutina preocupante en unos estudios aparentemente sólo preocupados por el rendimiento inmediato. De hecho, si ponemos en un lado las cintas llamadas a perdurar («Up», «Los mundos de Coraline», «Ponyo en el acantilado») y en el otro los grandes fiascos («Monstruos contra alienígenas», «Ice Age 3: El origen de los dinosaurios»), «Planet 51» se situaría en un cómodo, pero también anodino, lugar intermedio: es una cinta agradable, sin momentos verdaderamente memorables (y los que se acercan a tal condición, ya han sido excesivamente machacados en los tráileres y clips promocionales), de una liviandad que al menos no insulta a la inteligencia del espectador.

Pero eso se vuelve poco si partimos de que la premisa narrativa (la inversión de la trama de las cintas de ciencia ficción de los cincuenta, con un astronauta humano desembarcando en un mundo alienígena) ofrecía un enorme potencial que sólo en parte es aprovechado. A pesar de la acumulación de referencias a cintas tradicionales, estas ya empiezan a ser cansinas y algo fáciles (uno casi empieza a maldecir el momento en que a Kubrick se le ocurrió utilizar el «Así habló Zaratustra»), y en general el ácido está convenientemente rebajado para que la película llegue a todos los públicos. Aquí no hay vitriolo al estilo «Shrek», a pesar de que leves apuntes (la paranoia de la población que recuerda a la caza de brujas o la manipulación de las masas, uno de los ejes de la soberbia «El gigante de hierro») marcan caminos que habrían podido seguirse y que quedan apenas insinuados. «Planet 51» tiene tanta hambre de éxito, tanta necesidad de ello, que opta por soluciones cómodas que no le aparten de ese objetivo. Y en el fondo, es comprensible: es un nuevo estudio con una gran apuesta, y busca hacerse un hueco. Y por lo mostrado, se intuye que pueden ser capaces, además, de grandes cosas que esperamos ver en sus próximos títulos.

Calificación: 5/10

En las imágenes: Escenas de «Planet 51» – Copyright © 2009 Ilion Animation Studios, Hand Made Films y Antena 3 Films. Distribuida en España por DeAPlaneta. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Subir