Síguenos

«Posdata: Te quiero». Demasiado amable y tibia

Críticas

«Posdata: Te quiero». Demasiado amable y tibia

Muy pocos adivinarían que tras el guión de la última película de Richard LaGravenese se encuentra el mismo autor de uno de los libretos más llenos de sensibilidad (en el mejor sentido de la palabra) de los años 90: «Los puentes de Madison». Y es que la cinta de Clint Eastwood ha pasado, por méritos propios, a ser uno de los clásicos sin fisuras del cine romántico de todos los tiempos. Así, cuando tras la en general satisfactoria «Diarios de la calle» LaGravenese retomó el género que mejores resultados le había dado como guionista (con permiso de «El rey pescador»), lo cierto es que las expectativas generadas no fueron pocas, máxime cuando volvía a contar con la siempre certera Hilary Swank como protagonista.

posdatatequiero-javier-1.jpg

Basada en una novela de Cecelia Ahern, la historia gira en torno a una mujer (Swank) que, tras la muerte de su esposo (Gerard Butler), comienza a recibir una serie de cartas escritas por él mismo antes de su muerte, con las que pretende ayudar a su viuda a pasar el trance y rehacer su vida con esperanza y optimismo. Como vemos, pues, la premisa del film es en sí misma todo un polvorín de melodramatismo potencial y situaciones abiertas a la lágrima fácil… un plato quizás no particularmente apetecible, de acuerdo, más que nada por la indigestión, de no ser porque venía cocinado, como anunciábamos, por el guionista de «Los puentes de Madison», lo cual en principio auguraba cierta sobriedad y madurez a la hora de calibrar la provocación de emociones.

Curiosamente, da la impresión de que a LaGravenese se le fue la mano a la hora de contener toda tendencia al sentimentalismo fácil. O dicho en otros términos: parece que temía tanto pasarse de la raya que ni siquiera llegó a ella. Y es que el gran tropiezo de «Postdata: Te quiero» es su incapacidad para lograr que el público conecte con una historia narrada desde tanto distanciamiento que nunca llega a interesar del todo. Los continuos flashbacks al pasado común de la protagonista con su difunto marido, por ejemplo, lejos de ahondar en su drama, entorpecen la acción y ralentizan el ritmo de una narración ya de por sí tendente al estatismo. Ni siquiera la muerte del marido, al fin y al cabo catalizadora de la acción posterior, merece mayor atención que una incomprensible elipsis, volviendo aún más difícil para el espectador, a pesar de los esfuerzos de Hilary Swank, la labor de empatizar con la situación de la protagonista.

posdatatequiero-javier-2.jpg

Así pues, lo que nos queda es un film demasiado amable y demasiado tibio, a medio camino de unas pretensiones ya de por sí poco ambiciosas, con un sólo personaje medianamente definido y toda una constelación de secundarios tristemente prescindibles, en la mayoría de casos. Demasiado poco, desde luego, para lo que podría haber sido.

Calificación: 4/10

  • Más críticas de Javier Quevedo Puchal
  • Más información sobre “Posdata: Te quiero”
  • Ver carteles de «Posdata: Te quiero» (3)
  • Ver fotos de “Posdata: Te quiero” (23)
  • Ver tráiler de “Posdata: Te quiero”
  • Leer declaraciones sobre cómo se hizo
  • Leer crítica de Joaquín R. Fernández
  • Leer crítica de Miguel A. Delgado
  • Lo próximo de Gerard Butler: “RocknRolla”
  • Richard LaGravenese podría dirigir “Nick Ratchet”
  • Hilary Swank, protagonista de “Amelia”
  • Hilary Swank visitará a Drácula en “Fangland”
  • Gerard Butler protagonizará “Law abiding citizen”
  • Aunque con trampa, Gerard Butler sí aparecerá en “Watchmen”
  • Gerard Butler batallará con Katherine Heigl por “The ugly truth”
  • A vueltas con los nuevos proyectos de Gerard Butler
  • Gerard Butler podría unirse a “X-Men origins: Wolverine”
  • Gerard Butler abandona “1997: Rescate en Nueva York”
  • Post de preestreno: Tráiler internacional
  • En las imágenes: Fotogramas de “Posdata: Te quiero” – Copyright © 2007 Alcon Entertainment, Wendy Finerman Productions y Grosvenor Park Films. Distribuida en España por Filmax. Todos los derechos reservados.

    Continue Reading
    Subir