Síguenos

«Presencias extrañas»: Me parece que esta ya la he visto…

Críticas

«Presencias extrañas»: Me parece que esta ya la he visto…

«Presencias extrañas» no deja de ser un compendio, más o menos ordenado, aseado en sus formas y sin brillantez de un puñado de situaciones, componentes y episodios ya vistos en multitud de clásicos (y no tan clásicos) del suspense.

Aunque la epidemia parece haber remitido, todavía sigue quedando algún rescoldo de la «gripe» de terror asiático que nos asolaba hasta hace bien poco, aun cuando sea bajo la fórmula del refrito usamericano. Y es que bajo tales premisas llega a nuestras pantallas el último estreno adscribible al género del horror psicológico que, bajo el título de «Presencias extrañas» reversiona un éxito coreano reciente, el del filme del año 2003, que, dirigido por Kim Jee-woon, y con el título de «2 hermanas», ya obtuviera cierto eco entre los seguidores del género —si bien poco trascendió más allá de tales confines—.

Ampliar imagen

Dado que no tengo referencias de ese precedente de ojos rasgados, no puedo entrar en valoraciones acerca de eventuales mejorías o empeoramientos en esta actualización frente a su predecesora. Lo que sí puedo asegurar es que este título que firman, en su realización, Charles y Thomas Guard, ofrece escasos atractivos para todo aquel que no sea un seguidor irredento del género, y siempre y cuando su nivel de exigencia, especialmente en lo referente a la originalidad de los planteamientos argumentales, no sea muy alto: al fin y a la postre, «Presencias extrañas» no deja de ser un compendio, más o menos ordenadito y relativamente aseado en sus formas —aunque sin un ápice de brillantez—, de un puñado de situaciones, componentes y episodios ya vistos en multitud de clásicos (y no tan clásicos) del suspense.

Ampliar imagen

O sea, apariciones de algo que no se sabe si son espíritus o seres reales; personajes que no se sabe muy bien si son buenos, malos o regulares, amigos o enemigos, si están en el lado claro o en el lado oscuro; una protagonista que no se sabe muy bien si anda mentalmente equilibrada o no; retruécanos y giros de guión que hacen de lo blanco, negro, y de lo negro, blanco; imágenes y sonidos estridentes y de impacto para sobrecoger la platea. En definitiva, nada nuevo bajo el sol, aunque, dada la fidelidad del público hacia productos de este corte, quizá cabría pensar que precisamente de eso se trata, de más de lo mismo y aquí todos contentos.

Ampliar imagen

Y poco más que dilucidar, salvo algún detalle anecdótico, que queda en el territorio de las dudas sin desvelar. Por ejemplo, qué pinta en un proyecto como este un actor serio y solvente como David Strathairn (a parte de cobrar su caché, no se me ocurre otra explicación razonable). O dilucidar si la univocidad expresiva de la protagonista, Emily Browning, de expresión invariable en las numerosísimas secuencias en las que aparece, obedece a que la chica no da interpretativamente más de sí o se trata de un lamentable trabajo de dirección de (ejem…) actrices. Resueltos tales misterios, colorín, colorado, esta reseña crítica se ha acabado. Dedicarle más tiempo y/o espacio sería poco respetuoso con la atención de ustedes, amigos lectores, y con el cuidado de mi castigada neurona: la película, créanme, no lo merece. Más suerte para la próxima….

Calificación: 3/10

En las imágenes: Escenas de «Presencias extrañas» © 2009 DreamWorks Pictures, Cold Spring Pictures, Parkes/MacDonald Productions, Montecito Picture Company y Vertigo Entertainment. Fotos de Kimberley French. Distribuida en España por Paramount Pictures Spain. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Lo más leído

Subir