Síguenos

«Prometheus»: Sí, pero no

Críticas

«Prometheus»: Sí, pero no

Decepcionante regreso de Ridley Scott al universo «Alien» en una película que regala maravillosas imágenes para la retina pero que cojea desde un flojo y difuso libreto de Damon Lindelof y Jon Spaihts. Deja bastante frío.

Los doctores Shaw (Noomi Rapace) y Holloway (Logan Marshall-Green) creen haber encontrado el origen de nuestra especie. Y van a ir a buscarlo. La mera posibilidad de volver de la mano de Ridley Scott a ese espacio en el que nadie puede oír tus gritos, a esa (primero intuida, posteriormente explícita hasta el festejo freak) amenaza xenomorfa, a esas claustrofóbicas y laberínticas moles espaciales, al catedralicio barroquismo gigeriano, a las oscuras conspiraciones industriales futuras que reflejan las presentes y a ver los nombres de Dan O’Bannon, Ronald Shusett, Walter Hill y David Giler impresos en pantalla, entre tantos y tantos otros elementos, hacían de “Prometheus” (ver tráiler) la gran apuesta para este año a ojos de quien esto firma. Aun siendo consciente de la obligatoriedad de abandonar casi toda expectativa a la hora de afrontar la película ─en estos tiempos, es lo que hay─, la decepción ha sido considerable. Desde su misma base.

«Si no podemos contactar, ¿por qué nos han traído aquí?». El problema no es la mano de Scott, esteta tozudo e irreductible que a lo largo de las últimas tres décadas y media ha tenido el tiempo, el talento y la capacidad para convertirse en uno de los grandes maestros de la narración en imágenes del cine moderno; con la ayuda de la tecnología actual, “Prometheus” funciona a la inversa de “Alien” (1979), disponiendo un despliegue visual que fascina, atrapa y engancha desde unas secuencias de apertura verdaderamente despampanantes ─con la ayuda de una gran fotografía de Dariusz Wolski─, por contraposición a aquella obra maestra en la que la atmósfera lo era todo, o casi. Y es cierto que el cineasta regala postales imperecederas para el género. Pero los cimientos de la película no se sostienen, ni sostienen lo que, como sabemos, sucedería después.

El borroso libreto de Damon Lindelof y Jon Spaihts propone coquetear con un misterio esencial de la humanidad ─de dónde venimos, ni más, ni menos─, con un tono sostenido y anticlimático, divertido desde su postulado antidarwiniano y evidentemente pesimista ─la idea del dios vengativo es tan antigua como nuestra especie misma, pero igualmente sugerente─, aunque no funciona por su empeño en abrazar la arbitrariedad y la chorrada palomitera, especialmente en una segunda mitad de la historia difusa y débilmente planificada. Además, más allá de Noomi Rapace ─única verdadera protagonista─ y un enorme Michael Fassbender ─que sigue a lo suyo, lo de este hombre es increíble─, el resto del elenco es plano, desdibujado y fútil, sin que su suerte despierte interés alguno en el espectador. “Prometheus” puede escudarse en su facilidad para acumular papeletas que inviten a posteriores visionados; pero así, de entrada, deja frío. Y eso no está bien.

Calificación: 6/10


Imágenes de “Prometheus”, película distribuida en España por Hispano Foxfilm © 2012 Brandywine Productions, Scott Free Productions, Dune Entertainment y Twentieth Century Fox. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir