Síguenos

«Recién graduada»: (In)felicidad post-grado

Críticas

«Recién graduada»: (In)felicidad post-grado

FichaCartelFotosSinopsisTráilerPreviaCríticasComentarios

En este conglomerado de crítica a la coyuntura económica, comedia de familia adorablemente marciana y tira y afloja emocional entre jóvenes de futuro incierto, no hay intención alguna de salirse de la norma y tópico.

«Recién graduada» arranca con una prometedora presentación (títulos de crédito integrados) de la protagonista Ryden (Alexis Bledel) grabando su vídeo diario en su ordenador mientras ventanas emergentes dan paso a los personajes circundantes que componen su medida existencia. La escena es perfectamente situacional tanto de ellos como del principal problema y motor de la trama que afecta a esa recién graduada: la idea una de una trayectoria vital y profesional perfectamente calculada que, ya suponemos, se dará de bruces contra la realidad inclemente del mercado laboral.

Pese al esperanzador comienzo, pronto demuestra Vicky Jenson que, en este conglomerado de crítica a la coyuntura económica, comedia de familia adorablemente marciana y tira y afloja emocional entre jóvenes de futuro incierto, no hay intención alguna de salirse de la norma y tópico. En lo primero se muestra ridículamente inocua, exenta de toda mala baba que permita como mínimo la mirada sardónica que, sin abordar de frente el tema, sí disfrutaba el Sam Raimi de “Arrástrame al infierno” (2009); en lo demás, “Recién graduada” es una endeble heredera del género de los 80 (Ivan Reitman en la producción, recordemos), deudora de John Hughes que ni profundiza ni consigue procurar interés alguno por el destino de su bella protagonista, raro trasunto de Zooey Deschanel (sin aura indie y con aspiraciones corporativas) que, por otra parte, no es más que un testigo pasivo de las extravagancias de la familia Malby.

Jenson dirige una comedia que parece buscar a todos los públicos sin encontrar a nadie en particular. Tan emborronados están los afectos familiares como los desnortados juveniles (compárese la conclusión aburridamente tópica de aquí con la infinitamente más hermosa de “Adventureland”), mientras se resaltan con subrayador el mensaje blanco, aleccionador (hacia el final tornado rancio) que cabría esperar de la co-directora de «Shrek» (2001) y la fatal suerte que el destino depara indefectiblemente a los trepas. El resto está en manos de secundarios de baja estofa (el vecino guaperas y brasileño), un idílico escenario middle class que pronto nos hace olvidar el contexto de recesión, y un Michael Keaton que va por su cuenta con un personaje desconcertante, padre incompetente y razonablemente histrión. Muestras de este son las dos estampas simpsonianas a las que su Walter Malby da pie (el entierro del gato y la carrera de coches de madera), aunque en última instancia, y como casi siempre, el espíritu outsider del personaje quede desmentido con el sabio consejero de última hora que aparece para reafirmar el destino de su hija. Al final, como la misma recesión a la que se enfrenta la protagonista, todo parece quedar en una pequeña broma, una tan inofensiva como a la postre olvidable.

Calificación: 4/10

En las imágenes: Fotogramas de «Recién graduada» – Copyright © 2009 Fox Atomic, Cold Spring Pictures y Montecito Pictures Company. Distribuida en España por Hispano Foxfilm. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades

Subir