Síguenos

«Retorno a Hansala»: Tan lejos, tan cerca

Críticas

«Retorno a Hansala»: Tan lejos, tan cerca

Pequeña en sus intenciones pero universal en su esencia y resultados, la película toca al espectador sin necesidad de recurrir a sensiblerías forzadas ni recursos tramposos gracias a la sinceridad y sencillez de una historia directa y cotidiana. 

Chus Gutiérrez es una de las mujeres más activas y pluridisciplinares con las que contamos en el panorama artístico de nuestro país. Delante y detrás de las cámaras ha desarrollado una carrera comprometida consigo misma y la realidad que a todos nos envuelve, bailando siempre en esa delgada línea entre el enfoque documental y la ficción sin caer en artificios ni falsas sensiblerías, una evolución inquebrantable que prosigue ahora con una historia pequeña, sencilla en sus propósitos pero que lamentablemente destila actualidad en cada fotograma.

retorno-a-hansala-jose-2.jpg

Martín (José Luis García Pérez) es dueño de una funeraria en Algeciras. Por desgracia, no le falta trabajo debido al aluvión de pateras que prácticamente a diario arriban a las costas españolas provenientes de Marruecos. Su vida cambiará radicalmente cuando acompañe a Leila (Farah Hamed) a su pueblo natal para enterrar el cuerpo de su hermano fallecido durante uno de esos viajes. “Retorno a Hansala” se sirve de un género no muy recurrido en nuestra cinematografía, la road movie, para trazar un retrato que desde lo íntimo apunta hacia lo universal, centrado en la espontánea tiranía  que los trazos fronterizos marcan no ya entre las naciones, sino entre las mismas personas. Un viaje iniciático y definitivo, en el que dos mundos distintos, tan cercanos en el espacio ─el pasaje final incide en ello, literalmente─ pero tan alejados a otros tantos niveles, chocarán en un principio pero se fusionarán a un grado hondamente humano con espontánea y sincera facilidad.

retorno-a-hansala-jose-1.jpgLa mano de Gutiérrez no tiembla a la hora de clamar contra una situación vergonzante, ni en un sentido ni en otro; así, no tropieza en sentimentalismos fáciles, pero tampoco hurga en la protesta politizada. Simplemente, fija su mirada en las reacciones que en un hombre corriente se despiertan al entrar en contacto con ese otro ─esos otros, más bien─ distinto en sus costumbres, sumido en sus penurias, pero idéntico al fin y al cabo. Y es que todos somos iguales, algo que desgraciadamente, y más en el brutal contexto socioeconómico en que vivimos, parece que han de recordarnos constantemente. Aunque el conjunto puede resultar un poco átono por momentos, las solventes interpretaciones del reparto sostienen una narración fluida, efectiva en su puesta en escena gracias a un esteticismo meritorio a pesar de los pocos recursos con que cuenta la realizadora a la hora de presentar su historia. Cámara en mano, planos subjetivos y una sabia utilización de la naturalidad y la improvisación de su elenco ─parte de él no profesional─ hacen que Gutiérrez denuncie sin ambages, sin hacer ruido, tocando el interior de un palco rendido ante la desarmante mirada de un pueblo que lucha por vivir un sueño que en demasiadas ocasiones tan sólo llega a vislumbrar.

Calificación: 7/10

En las imágenes: Fotogramas de “Retorno a Hansala” © 2008 Muac Films y Maestranza Films. Distribuida en España por Wanda Visión. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir