“¡Rompe Ralph!”: ¡Alerta moneda!

Por José Arce | LaButaca.net | 13 diciembre 2012

Notable comedia animada que en su lógico abrazo a un público infantil deja de lado en parte su tremebundo y elaboradísimo arranque inicial para convertirse en una sencilla aventura de colorines. Divertida, podría haber sido brillante.

Ralph (voz de John C. Reilly en la versión original) lleva tres décadas siendo el villano antagonista del bondadoso Fix-it Felix (Jac McBrayer). Y está harto de que no le quieran tanto como a él. Para cambiar las cosas, la va a liar. De entrada, disculpe el lector los palabros que siguen, pero la cosa se entiende bien: tras la disneyzación de Pixar con “Brave (Indomable)” , Disney se pixariza con “¡Rompe Ralph!” (ver tráiler ), propuesta que marca el punto álgido de la relación cine-videojuegos que viene dándose desde hace décadas y que se sublima desde este ejercicio de fagocitación ─otro palabro─ entre disciplinas artísticas condenadas a entenderse. Público manda, obvio. Y no está mal, además.

«Que seas un malo no quiere decir que seas malo». Aunque es cierto que podía estar mejor. Puede que se deba simplemente a una interpretación meramente generacional, pero el arranque es tan poderoso, tan potente, tan descacharrante y tan milimétricamente cuidado, que el espectador ─cierto espectador, en realidad; no el público infantil, para quien recomendamos la película enormemente─ no puede sino sentir una melancólica decepción cuando la historia torna en mero espectáculo de colorines con un abusivo desarrollo en el (literalmente) edulcorado y (literalmente) empalagoso universo de Sugar Rush. Pero prejuicios de jugón analógico aparte, el conjunto es notable.

La animación es deliciosa, faltaría más, y la combinación intergeneracional de iconos consoleros de ayer y hoy ─un campo fértil e infinito para futuras entregas ya anticipadas dado el éxito de la película en la taquilla USA─ arranca carcajadas por encima mismo de su mensaje, enfocado en esta ocasión ─como en tantas otras─ a hacer saber a los pequeños que la diferencia es lo que nos hace únicos, y que aceptar al otro es necesario para aceptarnos a nosotros mismos. Muy bonito, y muy cierto. Y no está mal que nos lo recuerden a los mayores, las cosas como son. En una lectura global, “¡Rompe Ralph!” no alcanza la brillantez que apuntan sus aciertos aislados, pero divierte considerablemente y con calidad. ¡Alerta moneda!

Calificación: 7/10


    Source URL: http://www.labutaca.net/criticas/rompe-ralph-alerta-moneda/