Síguenos

«Salvajes»: Pero no tanto

Críticas

«Salvajes»: Pero no tanto

Las revanchas internas del narcotráfico en California sirven a Oliver Stone para soltarse a medias la melena. Pulso vibrante y detalles coloristas en una historia con menos capacidad explosiva de la que podría haber alcanzado.

Metido de lleno en las esferas políticas, por activa —director— o pasiva —productor de proyectos ajenos—, en presente o pretérito perfecto, Oliver Stone se planifica en «Salvajes» (ver tráiler y escenas) unas vacaciones californianas como quien ha olvidado el significado del ocio. He ahí que el cineasta se revuelve un tanto contra esos viejos comportamientos, indómitos y vandálicos, cuando nadie vigilaba las playas. Sus «Salvajes», surgidos de la pluma de Don Winslow, son más bien dos bandos de seres que fingen: los villanos, seres tiernos que se esconden tras grietas cortantes y feroces; los buenos, o más bien buenorros, unos enclenques metidos a un negocio demasiado inteligente para ellos.

No se registra aquí la brutalidad de «Asesinos natos» (1994), ni la convicción narrativa y a contrarreloj de trabajos más cercanos como «Un domingo cualquiera» (1999), pero se nota que Stone pasea feliz por esos campos conocidos y en los que él sembró tan bien, entre el vigor de las escenas de acción y la irrealidad de sus tramas sin sentido. Ambos registros funcionan en su nueva película, que nace de una pulsión hortera y poligonera, la de esos Blake Lively, Aaron Johnson y Taylor Kitsch que conforman el triángulo amoroso de partida. Bromance con chica de por medio o tríada de amor libre, su evolución hacia notas más propias de la tragedia se produce en términos Stone: baño de sangre y golpes de efecto mediante toda técnica disponible, sea el flashback que facilita un vídeo grabado en el móvil o un rebobinado.

Frente a los tres representantes del bando juvenil, en los secundarios rebosa la energía y el carácter pintoresco que se añora en el resto de la película. Desde luego que Salma Hayek con peluca, Benicio del Toro enmostachado y John Travolta imitando sus queridos papeles de socios, maletines y disparos a lo loco habrían dado para mucho más en un momento realmente salvaje de Oliver Stone. A pesar de la gravedad que empaña la historia por momentos —las subtramas materno-filiales, la narración en off de Lively— y de una innecesaria tendencia a revolver los hilos argumentales, «Salvajes» se aproxima a una gamberrada con la fuerza de un suspiro. Aunque parezca escucharse desde un apacible resort antes que desde la costa indómita de México o Indonesia.

Calificación: 6/10


Imágenes de “Salvajes”, película distribuida en España por Universal Pictures International Spain © 2012 Universal Pictures y Relativity Media. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir