Síguenos

«Saw VI»: Obama, toma nota

Críticas

«Saw VI»: Obama, toma nota

FichaSinopsisCartelFotosTráilerEntrevistasNoticias
PreviaCríticasComentarios

Jigsaw vuelve por la puerta grande con la que puede que sea la más exagerada, psicotrónica y descacharrante de todas las secuelas filmadas hasta el momento. La saga, a dos capítulos de su conclusión, sigue en plena forma.

El detective Hoffman (Costas Mandylor) prosigue con la ardua tarea de perpetuar el legado del fallecido John Kramer (Tobin Bell). Mientras el cerco policial se estrecha sobre él, un nuevo puñado de “inocentes” será ajusticiado… Fiel a su cita con la noche de Halloween, la cartelera recibe “Saw VI”, nuevo capítulo de la saga ─antepenúltimo, teóricamente─ que coloca ya por méritos propios a su iracundo protagonista en el panteón de los iconos del terror moderno, tan sólo unos escalones por debajo de un colorido y sanguinolento podio ocupado por nuestros queridos Kruger, Vorhees y Myers. Y a pesar de que las pautas básicas (¿lógicas?) de la franquicia se siguen a rajatabla una vez más, es de agradecer una hiperestilización extrema y deliciosamente bizarra de los temas, personajes, lugares y situaciones que pueblan una vez más el microcosmos en el que el psycho sigue operando desde el Más Allá.

Saw vi-jose-1

Así pues, al prólogo inicial en el que ciudadanos anónimos sufren las consecuencias de una vida aleatoria, egoísta y despreocupada, sigue una montaña rusa en la que la serie deja definitivamente de tomarse en serio a sí misma al tiempo que adquiere tintes políticos combativos que rozan en ocasiones lo reaccionario, centrando su diabólica mirada en esta ocasión en la perversión empresarial de la sanidad norteamericana en un momento en el que Barack Obama lucha por hacer realidad su más enconada y polémica promesa electoral. A tamaña osadía cinematográfica acompaña un crescendo permanente en la violencia de los asesinatos, tanto en el plano moral y emocional como en el explícitamente físico, encontrando la historia en la progresivamente oronda silueta de un desquiciado Mandylor ─maquillado en extremo, eso sí─ una canalización ideal de los objetivos absolutamente gore y descerebrados de Kevin Greutert, ahora tras las cámaras tras encargarse de la espídica edición de entregas anteriores.

Saw vi-jose-2

El pesadillesco laberinto que acoge buena parte de la acción vuelve a plagarse de trampas mortales aún más retorcidas, divertidas  y rebuscadas si cabe, cachivaches y artilugios en los que quienes han cometido algún tipo de imprudencia ahora conviven con personas de bien, sin tara ni pecado social o ético, de suerte que el sadismo imperante desata actitudes extremas y contrapuestas de aceptación de la culpa o trágico ruego caritativo. Si no fuese por lo abiertamente bizarro, cafre e inverosímil del devenir de los acontecimientos, se diría que pretende el equipo lanzar un mensaje al palco, tratando de convertir al público, seguidor acérrimo y vociferante de las aventuras de Jigsaw desde hace ya un lustro, en parte determinante de la peculiar visión de la rectitud de este justiciero resentido. Y es que cada pieza del puzle encaja a la perfección en el global de lo que de momento es una más que correcta sexalogía, de suerte que flashbacks, fotos, vídeos y recuerdos reactivan en la retina episodios anteriores en aras de una apreciación general de la obra del tarado vengador, toda una macabra invitación a que cada cual, dentro de los parámetros de la ficción más desenfrenada, decida de qué lado estar.

Calificación: 6/10

En las imágenes: Fotogramas de “Saw VI” © 2009 Lionsgate y Twisted Pictures. Fotos por Steve Wilkie. Distribuida en España por DeAPlaneta. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir