Síguenos

«Saw VII 3D»: Carne para la picadora

Críticas

«Saw VII 3D»: Carne para la picadora

Ficha de la película Saw 7 3DSinopsis de Saw 7 3DCartel Saw 7 3DImágenes Saw 7 3DTráiler Saw 7 3DEscenas Saw 7 3DEntrevistas Saw 7 3DCómo se hizo Saw 7 3D
Noticias Saw 7 3DPrevia Saw 7 3DCríticas Saw 7 3DComentarios Saw 7 3D

Las ─teóricas─ últimas piezas del macabro puzle de Jigsaw mantienen su pauta habitual: sangre, vísceras y mala leche. Eso sí, las actuaciones se cuentan entre las peores de la saga, aunque el elevado grado de salvajismo visual salva el conjunto.

Jill (Betsy Russell), la viuda de John Kramer (Tobin Bell), confiesa al detective Matt Gibson (Chad Donella) que el legado de Jigsaw sigue vivo en la figura de Hoffman (Costas Mandylor), como el espectador ya sabía. Tras el sonrojante varapalo para la libertad de expresión que supuso la censura de “Saw VI” (2009) recibimos con alegría el estreno de su sucesora natural, “Saw VII 3D” (ver tráiler), supuesto fin del juego iniciado en 2004 por James Wan y Leigh Whannell; en esta ocasión, los incondicionales podrán disfrutar de la versión íntegra de la película, nuevamente bajo los mandos de Kevin Greutert a partir de un guión de Patrick Melton y Marcus Dunstan. Básicamente igual de cafre que su hermana previa, su estreno comercial sin polémicas demuestra que algún interés oculto existía bajo aquel guantazo dictatorial que afortunadamente ya podemos olvidar.

Convertida ya la saga en Estados Unidos en casi un complemento de la celebración de Halloween, esta pieza del rompecabezas tiene en el amor del fan las mejores bazas que jugar de cara a la taquilla. Y en ese sentido es irreprochable que cumple las expectativas, crecidas desde un descacharrante prólogo en el que, por fin, el macabro asesino en el que se ha convertido Hoffman con el paso del tiempo decide operar en el exterior a plena luz del día. Es una excepción: la historia se desarrolla de nuevo en interiores opresivos, insalubres y herrumbrosos, escenarios espeluznantes en los que aplicar una justicia casi divina que abandonó hace tiempo la (relativa) solidez del argumento moral en aras del descerebre jubiloso y palomitero. Racistas, mentirosos, cornudos y cualquiera que se aleje de la espartana rectitud postulada por un Tobin Bell aquí solo recordado en un par de flashbacks peregrinos son las víctimas ahora.

“Saw VII 3D” resulta harto repetitiva desde su esquema argumental, aunque es de recibo reconocer que el texto de Melton y Dunstan sigue exprimiendo una sádica originalidad en algunos de los crímenes realmente sorprendente; Greutert, montador de la franquicia al completo, contiene más su dirección en esta ocasión, incidiendo en pasajes pasmosamente explícitos en una nueva demostración de que el género sigue teniendo en los efectos prostéticos un aliado impagable. Se agradece, también, que no se abuse del carrusel tridimensional, que parece más pensado como herramienta de obtención de beneficios ─y ha funcionado, vistos los 130 millones que ya lleva acumulados la película─ que como mareante instrumento de inmersión del palco en esta pesadilla, que no necesita más impulso ni justificación que la propia esencia catártica de su propuesta. Eso sí, los actores ofrecen las peores actuaciones de la serie ─mención aparte merece un lamentable Chad Donella─, centrando el interés del palco en los hectolitros de sangre y vísceras que se acompañan de la promesa de que el círculo, por fin, se ha cerrado. Aunque eso no se lo cree nadie.

Calificación: 5/10

Imágenes de “Saw VII 3D”, película distribuida en España por DeAPlaneta © 2010 Twisted Pictures. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades

Subir