Síguenos

«Sex drive»: La virginidad, enemiga de la juventud

Críticas

«Sex drive»: La virginidad, enemiga de la juventud

Una nueva road movie adolescente en la que el objetivo principal es que su protagonista pierda la virginidad. Ante semejante premisa, la originalidad brilla por su ausencia, a pesar de que el conjunto resulta entretenido y cumple su función. 

Ian (Josh Zuckerman) tiene 18 años y es virgen. Y tiene que acabar con esa vergonzante situación. Así que, acompañado de sus dos mejores amigos, Lance (Clark Duke) y Felicia (Amanda Crew), se embarca en un viaje que debe finiquitar su sequía carnal de manera absoluta y definitiva. Con total seguridad, dentro del generosísimo catálogo de producciones destinadas a un público teen, el slasher y las comedias de cierto tinte erótico festivo son los dos ramales que más títulos abarcan, de suerte que pareciera que todos emergen de la misma cadena de montaje, estanca e incapaz de aportar siquiera unas gotas de improvisada espontaneidad. Y “Sex drive”, por mucho que esté basada en una novela en lugar de en un guión creado para la ocasión, no escapa a esta realidad.

sex-drive-jose-1.jpg

Sobre la base de la recurrente obsesión adolescente de que virginidad es sinónimo de marginación y fracaso social, el trío central navega en un mar de clichés tratando de huir de sus gemelas cinematográficas aportando unas más que generosas dosis de grosor escatológico, convirtiendo el componente sexual casi en un elemento secundario ─en el fondo suele ser habitual en este tipo de propuestas─ que al final revela su naturaleza bondadosa y tontorrona clamando por el amor verdadero y por lo hermoso y sincero de la casta espera de la gran ─y definitiva, nos dictan por ende─ oportunidad de compartir nuestras vidas con quien realmente nos merece. Junto al torrente de flujos varios ─no necesariamente seminales─ que adornan esta road movie, la otra gran herramienta de Sean Anders para captar la atención del palco se halla en la inversión de los roles protagónicos, de manera que buscan seducirnos con la idea de que todo es posible al convertir en un imán irresistible al orondo e imposible Lance, que recuerda en su aspecto a un púber Santiago Segura disfrazado de Austin Powers, teóricamente lo opuesto a un tótem fatal para las féminas.

sex-drive-jose-2.jpg

Salpican el metraje rostros familiares como los de James Marsden, Seth Green, David Koechner o Marianne Muellerleile, entre otros, arropando con su presencia al tridente central y garantizando un mayor empaque a la hora de tomar en consideración un conjunto que no olvida en ningún momento la platea a la que se enfoca ─hete aquí la participación de los integrantes del grupo Fall Out Boy, por ejemplo─; con un ritmo veloz, que prácticamente no decae pero que tampoco sorprende salvo momentos puntuales, y un metraje convertido en una sucesión de chascarrillos habituales vistos una y mil veces ─y las que quedan─, “Sex drive” no pasará a los anales ni del cine ni de su propio subgénero, pero servirá como tentempié veraniego a la hora de refugiarse durante un par de horas del sofocante calor que nos castiga en este periodo estival.

Calificación: 6/10

En las imágenes: Fotogramas de “Sex drive” © 2008 Alloy Entertainment y Summit Films. Distribuida en España por Paramount Pictures Spain. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir