Síguenos

“Shanghai”: El corazón nunca es neutral

Críticas

“Shanghai”: El corazón nunca es neutral

“Shanghai” es una película de factura correcta y estructura convencional, con giros previsibles y una puesta en escena clásica. Todo queda bien ambientado por un cuidado diseño de producción y gracias a un acertado trabajo de fotografía.

Nos encontramos en Shanghai convertido en asentamiento internacional, en los días previos al ataque de Pearl Harbour. La ciudad es un auténtico hervidero de espías y también un foco de resistencia a las fuerzas japonesa. Traiciones, sospechas y delaciones políticas están al orden del día, así como intrigas e infidelidades amorosas. En un ambiente enrarecido y de tensión creciente, todo sirve para la causa patriótica y la venganza personal, porque a veces el corazón tiene sus propias leyes y nunca es neutral. El agente secreto Paul Soames ha llegado al bastión chino para investigar el asesinato de su mejor amigo, y pronto sus sospechas se centran en el gánster local Anthony Lan-Ting, y en un oficial de la inteligencia japonesa, Tanaka. Al proceso político se le une una trama sentimental en una espiral de violencia cuando Paul conoce a Anna, atractiva esposa de Anthony y miembro activo de la resistencia china.

Mikael Håfström nos ofrece en “Shanghai” (ver tráiler y escenas) una película de factura correcta y una realización mainstream de estructura convencional, con giros previsibles y una puesta en escena clásica, apoyada en una persistente voz del protagonista que recuerda aquel periodo convulso, en una pirotecnia que estalla de continuo en la ciudad y un montaje que deja que desear. A cierto estancamiento inicial en que la intriga y confusión de identidades impiden al espectador enganchar con la historia, sigue una mayor carga humanista cuando se destapan las verdaderas intenciones de unos y otros, y también un torbellino de acción creciente que sale a escena por las calles o en la estación ferroviaria, en medio del pánico de la población. Todo queda bien ambientado por un cuidado diseño de producción y gracias a un acertado trabajo de fotografía que logra crear una atmósfera de época.

Por debajo, un universo de valores humanos que se abren paso entre la oscuridad de pasaportes falsos e intenciones torcidas: un hombre que es capaz de todo por lealtad a su amigo, una mujer de ideales patrióticos que espera vengar a su padre o un marido que trata de contemporizar con los invasores jugando a varias bandas, pero cuyo honor es incuestionable; incluso Tanaka tiene su momento de gloria y humanidad, a pesar de la mucha sangre que ha provocado. Este mundo de relaciones personales es lo más interesante de la cinta, donde se vislumbra el difícil pasado de Anna que ni siquiera su marido sospecha, o la incierta actitud que oculta el rostro impenetrable de Anthony. Más floja es la subtrama romántica entre Paul y Anna o el pasado berlinés del espía, mientras que Tanaka supera su estatus de figurante en la escena final, con un gesto que vale la película.

Junto a la ambientación, el cuarteto protagonista se presenta como otro de los activos de la película. Cuesta ver a John Cusack como espía, y su labor de investigación se sigue de manera poco convincente, mientras que Gong Li conserva un atractivo capaz de seducir a amigos y enemigos y de hacer peligrar la misión, como corresponde a la femme fatale del cine negro. La fuerte personalidad y una mirada profunda capaz de sostener el plano hacen que Ken Watanabe sea un valor seguro, al igual que un Chow Yun Fat que mantiene a su personaje en el difícil equilibrio entre las partes en liza y depara reacciones insospechadas.

En esta historia de agentes secretos y romances, de intrigas e infidelidades, muchas veces el amante se convierte en el mayor peligro y en desencadenante de la trama, y no son pocos los que caen en sus redes cuando bajan las defensas del corazón y se abandonan a un afecto traicionero. Y es que, como se nos recuerda en la película a partir de una sentencia oriental, «el corazón nunca es neutral», y la lealtad al amigo, la venganza familiar, la fidelidad matrimonial o el honor del caballero terminan por imponerse a las reglas político-militares, aunque los motivos o razones de guerra estén por medio. Al final, lo que aspira a ser una gran superproducción se queda en un entretenimiento que tiene su encanto y su público.

Calificación: 6/10


Imágenes de “Shanghai”, película distribuida en España por Filmax © 2010 Living Films y Phoenix Pictures. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Destacados

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1

Buscador de cine

Subir