Síguenos

«Sherlock Holmes»: El método deductivo

Críticas

«Sherlock Holmes»: El método deductivo

FichaCartelFotosSinopsisTráilerCómo se hizoRueda de prensa
PhotocallEntrevistasPreviaCríticasBanda sonoraNoticiasComentarios

Poderoso entretenimiento a medio camino entre las constantes del cine de Guy Ritchie y la devoción profesa hacia el personaje de Conan Doyle. Condenada al rechazo del espectador acostumbrado a ciertos cánones holmesianos.
La larga tradición de adaptaciones holmesianas a lo largo del cine y la televisión han contribuido a la consolidación de un canon que difícilmente iba a encontrar una feliz réplica para su público más (mal) acostumbrado: buena parte de los espectadores seguirán identificando la fidelidad a la figura de Sherlock Holmes con los filmes protagonizados por Basil Rathbone e imaginando al portentoso personaje de Arthur Conan Doyle como el detective refinado y superdotado en todo campo, antes que como el héroe de acción que se codea con los bajos fondos y se enfrenta a improbables fuerzas oscuras; asimismo, la figura de John Watson, irremediablemente condicionada por ese canon, seguirá siendo esperada por muchos como el doctor estático y eternamente asombrado antes que como el ex-militar de la guerra afgana, jugador empedernido y perfectamente capaz de contrarrestar la eventual petulancia de su colega. Uno de los mayores y mejores esfuerzos por rebatir ese excesivo «acomodamiento» en la pantalla de las creaciones de Conan Doyle, la gloriosa serie «Meitantei Holmes», de Miyazaki y compañía, es también el ejemplo más próximo al puñetazo en la mesa conceptual que Guy Ritchie ha venido a dar en su última película.

«Sherlock Holmes» explora con altísima fidelidad y religioso respeto al Canon el Holmes menos conocido, el hombre de acción que se destapa en algunas de las novelas y relatos del escritor escocés, el de la insolente y desarmante capacidad deductiva, pero también el vulnerable y desamparado, de reacciones ligeramente homo ante la inminente marcha de su compañero de fatigas junto a su prometida. Ritchie, ese realizador siempre flirteante con el regodeo videoclipero pero fascinante retratista de los suburbios londinenses, ha encontrado en el universo holmesiano un personaje y un material inmejorables para conjugar su cine y, de paso, invitar a una renovación de la mirada hacia el detective residente en Baker Street: un Londres de finales del siglo XIX medidamente gótico y suburbano, en el simbólico momento de la construcción de Tower Bridge; y una fascinación latente por el celebérrimo método deductivo, aquí magníficamente procesado  a través del brioso montaje como detallista repaso y reconstrucción de la secuencia de hechos que lleva hasta la resolución del misterio. La máxima admiración hacia el método se convierte, pues, en la primera y mayor virtud de «Sherlock Holmes», pero no la única: cualquier buen indagador del personaje hallará complicidad en los detalles (con la misma fruición que el propio detective consultor), desde los desaires de Holmes al esforzado pero incompetente Lestrade a la referencia a sus conocimientos geológicos, pasando por la mención a Edgar Allan Poe que revela, de parte del equipo tras el guión, servidumbre no sólo hacia la obra literaria, sino también hacia sus imprescindibles antecedentes.

Afortunadamente alejada de los rumoreados mimbres de la franquicia «Piratas del Caribe», «Sherlock Holmes» se revela como un entretenimiento eficaz y minuciosamente manufacturado, a medio camino entre las constantes del cine de Guy Ritchie (con su justa medida de frenesí visual, aquí aliada con la muy atinada partitura de Hans Zimmer) y la devoción hacia el personaje literario. Por si fuera poco, Robert Downey Jr. demuestra ser la carismática y perfecta coartada para el alejamiento del canon establecido en la pantalla, alcanzando además un extraordinario grado de química con un igualmente notable Jude Law. Felicísimas noticias, pues, para aquellos que no esperaban encontrar en ella más que el enésimo hit bruckheimeriano de la temporada y acabaron dando con una de las versiones cinematográficas más interesantes sobre la creación de Conan Doyle.

Calificación: 7/10

En las imágenes: Fotogramas de «Sherlock Holmes» – Copyright © 2009 Warner Bros. Pictures, Village Roadshow Pictures, Silver Pictures y Wigram Productions. Fotos por Alex Bailey. Distribuida en España por Warner Bros. Pictures International España. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Subir