Síguenos

«Turistas (Sightseers)»: Turismo de riesgo

Críticas

«Turistas (Sightseers)»: Turismo de riesgo

Si Ken Loach se levantara una mañana poseído por el espíritu de Oliver Stone, al final del día habría rodado algo parecido a «Sightseers». Costumbrismo que convierte los encantos british en una delicia de humor macabro y absurdo.

«Kill List» (2011), la ópera prima de Ben Wheatley, encendió posturas encontradas a raíz de un giro final que para los menos contentos se trataba de una torcedura incomprensible y dolorosa. Bien para divorciarse de ese comienzo agridulce, bien porque lo retorcido es realmente el ámbito de trabajo de Wheatley, «Turistas (Sightseers)» (ver tráiler) patea de inmediato los campos de la obviedad. Lo predecible de otra incursión en el terror o el tanteo de su opuesto, la comedia afable y risueña. Y con risitas de enamorados comienzan su semana de viaje por la campiña inglesa Chris (Steve Oram) y Tina (Alice Lowe), a bordo de una caravana que terminará convirtiéndose en base de operaciones móvil para una ruta espontánea de crímenes vengativos, siempre tontos y rodados con mucha simpatía.

Tal vez la risa y la crueldad no hagan buenas migas cuando el tono principal es un cinismo galopante, pero Wheatley apuesta desde el comienzo por una falta de consideración hacia las bondades del tópico inglés, que le sirven para dirigir su mala baba hacia injusticias sociales a pie de calle. Son los equívocos de los modales, de las confrontaciones diarias entre extraños atentos a la envidia y el egoísmo, que no deben despuntar demasiado sobre lo repeinado de la ejemplar educación británica. El mérito de esta actitud irreverente y surrealista, que no renuncia a la humanidad de sus personajes, corresponde a la pareja protagonista antes que a Wheatley. Oram y Lowe firman el guion y lideran ese mapamundi de un Yorkshire que el director pinta con los consabidos colores húmedos y brillantes de un paisaje turístico en el que nunca sucede nada fuera de lo que cuentan las guías.

Lo ridículo de situaciones impensables se incrementa a lo largo del recorrido, y no por desprenderse de toda lógica, sino como aliteración de ridiculeces más reales, aquéllas de las que deberá desprenderse la protagonista —la dependencia de una madre tiránica o un perro faldero, el erotismo torpe de la ropa interior de punto do it yourself— para comenzar una vida nueva. Ese aprendizaje se resiente de pasos intermedios redundantes y reacciones psicológicas repentinas y bruscas, pero Wheatley conforma una simbiosis disfrutable e incisiva entre el carácter pintoresco de un rodaje inglés y la energía del humor negro sin autolimitaciones. Proyectar más allá la mirada de turista en estos tiempos de visitas planificadas.

Calificación: 7/10

Imágenes de «Sightseers» © 2012 Big Talk Productions, StudioCanal y Film4. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir