Síguenos

«Sin identidad»: Termina el aprendizaje

Críticas

«Sin identidad»: Termina el aprendizaje

Ficha película Sin identidad (Unknown)Sinopsis Sin identidad (Unknown)Cartel Sin identidad (Unknown)Imágenes Sin identidad (Unknown)Tráiler Sin identidad (Unknown)
Noticias Sin identidad (Unknown)Previa estreno Sin identidad (Unknown)Críticas Sin identidad (Unknown)Comentarios Sin identidad (Unknown)

Jaume Collet-Serra confirma su condición de artesano de Hollywood. «Sin identidad» no innova, pero es entretenimiento puro de temas hitchcockianos, con un carismático Liam Neeson y una producción impecable.

En un sistema como el europeo, en el que la sacrosanta etiqueta de «autor» parece ser el culmen al que puede aspirar un cineasta, no aguarda mucho prestigio a quien sea capaz de llevar a buen puerto un encargo comercial. Y sin embargo, si hay algo que ha hecho grande a Hollywood desde sus orígenes, ha sido su capacidad para reclutar a buenos profesionales que, sin afán por dejar impronta en la pantalla, despachaban eficaces y dignísimas cintas que cumplían a la perfección con el objetivo de la mayoría del público que se acerca cada fin de semana a los cines: entretenerse.

Desde luego, no es el mejor camino para ganar un Oscar®, pero sí para ganarse la confianza de la industria y manejar buenos presupuestos. Jaume Collet-Serra es un caso de libro: tras sobrevivir a dirigir a Paris Hilton en «La casa de cera» (2005) y realizar otros encargos poco memorables como «¡Gool! 2: Viviendo el sueño» (2007), demostró que podía hacerse cargo de una película tan tramposa y eficaz como “La huérfana” (2009). Y ahora, tras seguir al pie de la letra una carrera que más parece la antigua secuencia de los aprendices antes de convertirse en maestros en sus campos que la de los niños prodigio que explotan como supernovas con sus primeros trabajos, ya roza con los dedos la primera división con esta «Sin identidad» (ver tráiler).

La película no innova en nada, y contiene en su interior una serie de referencias que arranca con los temas más puramente hitchcockianos para abonarse, sin ningún rubor, a la estela de Jason Bourne, el personaje que más profunda huella ha dejado en el cine de acción de la última década. Manejando referencias bien conocidas por el público, ofrece un artefacto que cumple a la perfección con su objetivo de mantener la atención durante sus casi dos horas, logrando que los inevitables roces con la inverosimilitud no estropeen el juguete, y con momentos capaces de excitar la retina del cinéfilo exigente —véase la escena compartida por dos veteranos de primer orden como el inconmensurable Bruno Ganz y Frank Langella.

Una historia que es creíble, en gran parte, por la convicción y potencia de uno de esos escasos actores capaces de llenar la pantalla por sí solos, un Liam Neeson que cumple años sin perder un ápice de carisma. Con una January Jones que todos conocen por su participación en la serie «Mad men» (2007-), pero que ya deslumbrara en aquella joya que era «Los tres entierros de Melquiades Estrada» (Tommy Lee Jones, 2005) y con una Diane Kruger que, por algún motivo, no termina de convertirse en la estrella que parecía prometer.

Si añadimos una producción perfecta, el aprovechamiento de un Berlín convertido en un gélido personaje más, una adecuada proporción entre persecuciones automovilísticas y momentos para que respire el guión, tendremos las razones de por qué el artesano Jaume Collet-Serra se ha ganado a pulso la confianza de un productor tan emblemático como Joel Silver. Desconocemos si en su interior guarda alguna película más personal, ese proyecto con el que, quizá, aspirar a esa etiqueta autoral que hace perder el sueño a muchos. Pero, mientras llega ese momento, quedan claras sus aptitudes para abordar proyectos ajenos. Y si alguien piensa que eso es fácil, tengo la ligera impresión de que está equivocado.

Calificación: 6/10

Imágenes de “Sin identidad”, película distribuida por Warner Bros. Pictures International España © 2011 Warner Bros. Pictures, Dark Castle Entertainment y Panda. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir