Síguenos

«Sin identidad»: El héroe desconocido

Críticas

«Sin identidad»: El héroe desconocido

Ficha película Sin identidad (Unknown)Sinopsis Sin identidad (Unknown)Cartel Sin identidad (Unknown)Imágenes Sin identidad (Unknown)Tráiler Sin identidad (Unknown)
Noticias Sin identidad (Unknown)Previa estreno Sin identidad (Unknown)Críticas Sin identidad (Unknown)Comentarios Sin identidad (Unknown)

«Sin identidad» es un thriller con envoltorio de Hollywood, pero esencia de serie B. Un placer pasajero con agujeros evidentes pero sin complejos, en el que Liam Neeson se reafirma como inusual héroe de acción.

El héroe, el accidental y el vocacional, debe hoy pagar un precio muy alto para serlo: su identidad. Los quebraderos de cabeza de la suplantación o la pérdida de esta se perpetúan en el cine desde George Kaplan, pero los últimos tiempos han decantado de forma definitiva la figura hacia el protagonista sin pasado, sin memoria, el emborronado en una historia que ya no sabe cómo vivir, o que vive por equivocación.

«Sin identidad» (ver tráiler) bien podría ser el canto del cisne de esa estirpe, la idea llevada a sus últimas consecuencias. El Doctor Martin Harris (Liam Neeson) pierde una identidad de la que ni siquiera está seguro, pero no duda en prender cuantas mechas hagan falta para recuperar todo aquello cuanto una persona corriente puede desear: un trabajo y reputación de prestigio, una mujer bellísima —hipnótica January Jones, una extensión de Betty Draper si acaso más misteriosa y menos interesante— y una acomodada posición social. Pero en ese camino, su aparente normalidad queda desmentida y Neeson se reafirma como el último y más improbable héroe de acción —la estupenda «Venganza» (Pierre Morel, 2008) podría ser modelo y referente aquí—, alguien envuelto en una cruzada personal en la que ya no importan daños colaterales o dilemas morales.

Así, el actor recorre las calles de Berlín donde en la cinta de Morel fueron las de París, y Jaume Collet-Serra se divierte con un juguete lleno de apariencias. Es esta una película que apela desde su envoltorio al blockbuster rutinario de Hollywood —nombre contundente, sinopsis contundente para hacer caja—, pero que pronto baja a las catacumbas del thriller conspiranoico y ameno de post-Guerra Fría —con viejos agentes de ambos polos representados en Bruno Ganz y Frank Langella, disfrutables en su enfrentamiento de caballeros de otro tiempo y otros métodos—, e incluso al género de terror de atmósferas insostenibles y las luchas finales de supervivientes entre las ruinas. Más apariencias: Collet-Serra se muestra en extremo meticuloso en escenas como la de la persecución de coches o la del hospital; pero su esencia, la que recorre buena parte del filme, es de serie B festiva y siempre desenfadada.

«Sin identidad» es, en fin, un placer pasajero dispuesto a cuantos macguffins sean necesarios para justificar el avance de una narrativa de agujeros evidentes, pero decididamente gozosa en lo descabellado de su trama. Un acelerado entretenimiento que, en el fondo, se concibe tan desnortado como el héroe mismo que se perdió en él.

Calificación: 6/10

Imágenes de “Sin identidad”, película distribuida por Warner Bros. Pictures International España © 2011 Warner Bros. Pictures, Dark Castle Entertainment y Panda. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir