Síguenos

«Sin nombre»: La tierra prometida

Críticas

«Sin nombre»: La tierra prometida

Un debut poderoso, maduro, sincero y comedido, que retrata el drama de la búsqueda de la tierra prometida desde una prisma tan contundente como emotivo. Soberbia y valiente labor de dirección de Cary Joji Fukunaga.

Sayra (Paulina Gaitán) es hondureña, y la vida, aunque ella no la acepte en principio de muy buen grado, parece darle una oportunidad si logra sortear los peligros de un viaje impredecible a Estados Unidos. El Casper (Edgar Flores), mexicano, pertenece a la violenta Mara Salvatrucha, y no aspira más que a sobrevivir cada día. Las circunstancias querrán que sus caminos se encuentren sobre un tren camino de un futuro incierto. “Sin nombre” remueve una vez más nuestras acomodadas conciencias occidentales, alejados como creemos estar de un problema que afecta a millones de personas en todo el mundo, seres en busca de una tierra prometida que, en la mayoría de las ocasiones, resulta no ser tal. Y lo hace desde la frescura de un realizador novel que pese a su aparente inexperiencia en el formato del largometraje conoce de cerca la realidad que retrata y los recursos artísticos, técnicos y plásticos que maneja.

Sin nombre-jose-1

Cary Joji Fukunaga parte de su contacto con inmigrantes centroamericanos para dibujar un retrato de niños sin infancia que no llegarán a ser hombres, de vidas truncadas demasiado pronto y de violencia descarnada, absurda y sin sentido; con una mirada valiente y alejada de toda provocación panfletaria, refleja la cotidianeidad de las pandillas chicanas en su versión más extrema, ajena a la imagen de acogimiento como familia callejera para los desheredados de la globalización. Y logra, además, una madurez incontestable en su debut como realizador al lograr impregnar a una propuesta de profundo poder dramático y emocional un aura de thriller trepidante y afectivo, en el que dos almas jóvenes se unen pese a todo en un devenir terrible pero no por ello menos veraz y profundamente humano. Conmueve el relato de forma constante con las muestras de solidaridad entre quienes no tienen nada y con los pequeños destellos de cariño de Edgar Flores, protagonista central que domina la pantalla con comedimiento y fuerza superlativa en lo actoral pese a tratarse de su bautizo cinematográfico.

Sin nombre-jose-2

El hiperrealismo de tintes documentales convive con facilidad con el esteticismo con el que se pintan paisajes hermosos e inagotables, en un metraje en el que lo visual y lo textual forman un todo perfectamente armonioso y conjuntado. La cámara es prácticamente un personaje más, constantemente encima de los roles centrales participando de sus acciones y sus conversaciones, alejándose tan sólo para mostrarnos ese mundo que han de dejar atrás, ese todo precioso pero implacable que no les permite un respiro, siempre mirando hacia delante. Y “Sin nombre” alcanza su máximo esplendor en la conciencia de Fukunaga de que no es necesario llegar a extremos para zozobrar al espectador, de manera que no agota en la presentación de las dramáticas realidades de sus personajes. Es una obra madura, consistente, que perdurará por su esencia contenida y por su esplendor formal, que respira espontaneidad pese a lo milimétrico de su orquestación, con planos en los que nada falta y nada sobra, repletos y vacíos de emociones a un tiempo. Una opera prima soberbia.

Calificación: 8/10

En las imágenes: Fotogramas de “Sin nombre” © 2009 Focus Features, Primary Productions y Canana. Fotos por Eniac Martinez. Distribuida en España por Universal Pictures International Spain. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades

Subir