Síguenos

«Skyfall»: Bond o no Bond

Críticas

«Skyfall»: Bond o no Bond

Una película entretenida que presenta un acabado visual que mejora bastante en relación al de «Quantum of solace». Lástima que se estire una trama que no da para tanto y en la que se echan en falta más escenas de acción.

Tras «Casino Royale», que recibió una buena acogida por parte de público y crítica, todos confiábamos en que su continuación, «Quantum of solace», resultaría aún mejor. Tras las cámaras nos encontrábamos con un realizador tan interesante como Marc Forster, de ahí la decepción del resultado final de la película. Cuatro años después llega «Skyfall» (ver tráiler y escenas), la nueva aventura de 007. Muchos la han calificado como una de las más brillantes entregas de la saga, si bien un servidor considera que, a pesar de que se trata de una digna producción comercial, a ratos ofrece al espectador una pretendida complejidad que en realidad no es tal. De hecho, los guionistas (Neal Purvis, Robert Wade y John Logan) construyen una sencillísima trama que luego se estira de forma innecesaria.

Y es una pena, porque, tras un fabuloso y espectácular prólogo en el que observamos la mejor secuencia de acción de toda la película, ésta luego pretende hacernos creer que se adentra en la psicología de los protagonistas. Un agente 007 magullado física y emocionalmente (un tema a estas alturas demasiado manido en la serie), una M que se ve cuestionada por sus superiores y un villano que tiene cuentas pendientes con esta última son los personajes que se utilizan para desarrollar el relato. Además, los responsables de «Skyfall» confeccionan un filme que por momentos pretende alejarse de los habituales esquemas de la franquicia (ese atípico clímax que casi se asemeja a un western), si bien luego introducen innumerables guiños a títulos precedentes (sobre todo de décadas pasadas). De hecho, tan pronto se alejan del James Bond cinematográfico que todos conocemos como se aproximan a él de una manera descarada, provocando con ello cierta perplejidad en el espectador.

Dejando a un lado estos peros, lo verdaderamente importante es que, a pesar de su desmesurada duración, «Skyfall» no aburre y logra hacernos pasar un buen rato delante de la pantalla. Además, la dirección de Sam Mendes merece toda clase de elogios, pues se nota que cuida con esmero la puesta en escena del largometraje. Como ejemplo, mencionar los pasajes de acción, donde deja a un lado la confusión y que, por tanto, no se parecen en nada a los de «Quantum of solace» (demasiado influenciados por «El mito de Bourne» y «El ultimátum de Bourne»). En cuanto al reparto, Daniel Craig ha conseguido una merecida aceptación por parte de los que en su día mostramos ciertas reticencias a su elección como el nuevo 007. Judi Dench es otra vez uno de los grandes aciertos del elenco, al igual que resulta meritoria la labor de Ben Whishaw como el emblemático Q. El que no me convence es Javier Bardem, cuya interpretación se me antoja algo histriónica (de todas maneras, y al menos bajo mi punto de vista, las motivaciones y el modo de proceder del personaje de Silva no terminan de funcionar). Los papeles de Ralph Fiennes y Naomie Harris son relativamente menores, pero aún no han dicho su última palabra en la saga y, en principio, pueden dar bastante juego.

Calificación: 6/10

Imágenes de “Skyfall”, película distribuida por Sony Pictures Releasing de España © 2012 Metro-Goldwyn-Mayer, Columbia Pictures, Eon Productions, Danjaq y United Artists. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Subir