“Skyfall”: Espíritu y actitud

Por José Arce | LaButaca.net | 26 octubre 2012

La vigésimo tercera aventura de Bond termina resultando más una tesis sobre el personaje y sus circunstancias en el cine comercial actual que el trepidante thriller de acción que debiera ser. No está mal, pero el global decepciona.  

Han robado una lista con las identidades reales de todos los agentes de la OTAN infiltrados en grupos terroristas. ¿A quién llamar cuando pasan estas cosas? Eso es, al tipo del esmoquin y los martinis agitados, que no revueltos. Tras el sorprendente cambio de dirección que para 007 supuso la irrupción de Daniel Craig con la animosa “Casino Royale” (Martin Campbell , 2006) y la raruna “Quantum of solace” (Marc Forster , 2008), Bond, James Bond, regresa con “Skyfall” (ver tráiler y escena ), una aventura que se sitúa entre medias de las anteriores en su consideración global y que encuentra aciertos y errores en el análisis de su espíritu y su actitud. No está mal, pero la sensación, con todo, es de decepción.

«¿Dónde demonios has estado?» «Disfrutando de la muerte». Espíritu: décadas atrás, un estreno del espía creado por Ian Fleming era casi un acontecimiento; hoy, sumidos en el confuso y decadente marasmo del cine comercial actual, no es así. Quizá debido a ello ─y a la coincidencia de su aniversario , obvio─, la propuesta de Sam Mendes se convierte en una suerte de tesis esencial del icono, una constante mirada atrás que hace que la aventura transmute en una revuelta parrafada crepuscular que discursa sobre sus propios cimientos con resultado irregular. Actitud: la dichosa obsesión con que el nuevo género Bond tiene que aportar algo más que acción al uso, cuando en realidad la historia es una excusa para articular lo que debiera ser un thriller universal de espectacular adrenalina palomitera. El resultado general es…

…que “Skyfall” está llena de tiempos muertos, avanza a trompicones y tarda en ganarse la atención del espectador. Hay que defenderla en su riesgo, desde luego, y en la osadía de pretender hacer frente a los tiempos que corren aún pese a su hipocresía industrial, ya que el glamouroso asesino al servicio de Su Majestad lleva ya tres títulos intentando no quedar a la sombra de los chicos buenos/malos de hoy en día, especialmente el Jason Bourne de Paul Greengrass . Y en su empecinamiento en bajar a la tierra a base de alcohol y remordimientos al personaje, otra tendencia actual en el cine que pretende orientarse para un público más adulto harto del pim, pam, pum que reclama la chavalada de bolsillos cada vez más pelados. Pero, de todos modos, y aunque nuestra mirada es positiva, cada vez hay menos pan en este circo.

Calificación: 6/10

    Source URL: http://www.labutaca.net/criticas/skyfall-espiritu-y-actitud/