Síguenos

«Slow West»: Ferrocarril a las estrellas

Críticas

«Slow West»: Ferrocarril a las estrellas

Fantástico largometraje de John Maclean que une géneros y emociones a granel en un conjunto divertido, profundo y lleno de sorpresas que esconde perfectamente para diseminarlas a lo largo de su recorrido. Un gusto de película.

Jay (Kodi Smit-McPhee) recorre el largo camino que le separa de su amada, Rose (Caren Pistorius). Es un chico especial, que destaca en el salvaje mundo en el que se desenvuelve como puede, con incertidumbre pero evidentes firmeza y actitud. No le vendrá mal la compañía de Silas (Michael Fassbender)… De vez en cuando la correosa cartelera española -atacada por sus poco favorecedoras circunstancias contextuales- nos sorprende con la valentía de un estreno como «Slow West», que suponemos desembarca por aquí con el reclamo de versar en torno al género de los géneros y tener a Fassbender como cabeza de cartel. A celebrar, desde luego, porque es una propuesta fantástica.

Slow West

«Todos somos unos hijos de perra». A los mandos, John Maclean, músico reconvertido en guionista/cortometrajista -dos piezas, las dos con Fassbender también al frente-, reconvertido en guionista/director de largos que propone un genial cuento que recoge lo mejor -el compañerismo, el candor de esa visión casi inocente del  amor en tiempos tan burros- y lo peor -ese escaso valor de la vida humana, ese cerdeo primitivo, permanente y desolador- del western esencial de ayer, hoy y siempre. Muy bien narrada -fabuloso uso del flashback lírico, ensoñador, trágico-, muy bien presentada, con muy buen sonido global, muy bien editada -hasta la sorpresa-, muy capaz a la hora de esconder lecturas, tesoros varios. Un gusto.

Slow West

Y todo ello, además, uniendo comedia, drama, indios y vaqueros, romance y negruras, aplastados los participantes por un entorno hermoso y brutal, en el que los clichés clásicos de cada género se tocan con la punta de los dedos y conviven en una ensalada anímica deliciosa, fresca y apetecible. El reparto central está estupendamente compensado -a los mencionados hay que unir al gran Ben Mendelsohn y a un imponente, desarmante Rory McCann (sorna: a falta de invierno, «se acerca la lluvia», dice)-, pétalos de esta flor inesperada que es «Slow West», canto a lo que siempre somos y seremos: animales emocionales incapaces de entender completamente lo que pasa a nuestro alrededor, en busca del ferrocarril a las estrellas.

Calificación: 8/10

Imágenes de “Slow west”, distribuida en España por Betta Pictures © 2015 A24 Films. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades

Subir