“Slumdog millionaire” o la muy libre adaptación del texto a la pantalla

Escrito por el 22.02.09 a las 20:31

Hay adaptaciones a las que mantener la distancia con su referente les viene extraordinariamente bien para reafirmarse como obra. Es el caso de “Slumdog millionaire”, en la que las coordenadas del cineasta Danny Boyle exigían poner algo de tierra de por medio con la novela original, “Q & A”, de Vikas Swarup, editada por Anagrama en España bajo el título de “¿Quién quiere ser millonario?”. A bote pronto, la comparación entre la película de Boyle y el libro de Swarup establece que este último parte de una concatenación de relatos que nos transporta a varios episodios de la vida de Rama Mahoma Thomas (Jamal Malik en el filme) sin atender tanto al orden cronológico ni tomar como línea argumental central la historia de amor. Si en su equivalente fílmico, Jamal y Latika se conocen desde la infancia y pasan por varios encuentros y desencuentros antes de poder celebrar su amor, en el texto original Rama queda prendado de una prostituta, Nita, que sólo aparece en el tramo final de la novela para enamorar al protagonista en los albores de su juventud. Aunque respetando la esencia en la mayoría de los aspectos, “Slumdog millionaire” simplifica muchas de las subtramas y enriquece otras tantas para dar con un resultado incluso más satisfactorio que las páginas de las que parte. Así, la gran pérdida en el proceso de adaptación son los primeros capítulos pertenecientes a la infancia de Rama / Jamal, en los que queda explicada su educación a manos del padre Timothy, y una orfandad que también difiere de la versión en celuloide. Sin embargo, el guión de Simon Beaufoy mejora en varios enteros un final harto desconcertante y suaviza, por ejemplo, la malicia (excesiva en el libro) del presentador del show, Prem Kumar (incorporado en la cinta por Anil Kapoor).

Lo que más sorprende leyendo “¿Quién quiere ser millonario?” no es su distinta configuración de los personajes, o que Rama le cuente su historia a alguien que tendrá mucho más que decir en la trama que el inspector de policía. Lo que de verdad impresionará al lector que se acerque a la novela es comprobar la acusada sordidez de la que esta hace gala. Si bien la película no ignora los momentos dramáticos, no es menos cierto que estos no se encuentran tan marcados por las tremebundas circunstancias que se dan en el personaje original. Uno no podrá sino estremecerse al descubrir como Swarup habla sin tapujos de las tremebundas consecuencias de la rabia o el SIDA en el seno de la sociedad india. Tampoco escapa a sus palabras la incidencia del colonialismo en el país, muy subrayada en el que es uno de los mejores capítulos: aquel en que Rama se pone al servicio del Coronel Taylor, agregado de Defensa australiano que esconde un fascinante secreto. Si Boyle hubiera decidido acercarse más a la fuente, lo que habríamos visto sería una “Slumdog millionaire” mucho más oscura, dolorosa y lejos del carácter optimista que acaba imponiéndose. Es más, si Boyle y Beaufoy hubieran decidido respetar cada una de los pequeños cuentos que componen el relato del autor indio, nos encontraríamos ante una increíble analogía con su gran competidora en la noche de los Oscars®: la historia de un fabricante de botones. ¿Les suena?

Ampliar imagen

Detalles de la edición: “¿Quién quiere ser millonario?”, de Vikas Swarup. Editorial Anagrama, colección Panorama de Narrativas. Barcelona, 2009. Traducción de Damián Alou. 374 páginas. ISBN 978-84-339-7103-6.

  • Sorteo de 10 ejemplares de la novela (válido hasta el 20 Marzo 2009)
  • Más información sobre “Slumdog millionaire”
  • Fotos de “Slumdog millionaire” (20)
  • Tráiler en español de “Slumdog millionaire”
  • Notas sobre cómo se hizo “Slumdog millionaire”
  • Nominada a 10 Oscars®
  • Rueda de prensa de Danny Boyle en Madrid
  • Crítica (9/10): En la vida está la respuesta, por J. Arce
  • Crítica (6/10): Recomendable, pero no admirable, por J. R. Fernández
  • Crítica (8/10): Las dos caras de la vida, el cine y la India, por J.R. Chico
  • Crítica (8/10): ¿Quién quiere ser millonario?, por J. Revert
  • Crítica (8/10): Ya nunca volveré a ver a Carlos Sobera con…, por M.A. Delgado
  • Reportaje: Danny Boyle, una filmografía de Manchester a…, por A.M. Pérez
  • Reportaje: Concursos por fama, dinero o amor, por A. M. Pérez
  • Reportaje: Otros concursos cinematográficos, por J. Revert
  • Noticias relacionadas con la película y su equipo


  • Escribe tu comentario

    AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

    (obligatorio)

    (obligatorio; no se mostrará)



    4 - LA BUTACA - 20:40 - 06.07.09

    “Slumdog millionaire”: Edición redonda para el éxito de la temporada…

    La edición limitada de “Slumdog millionaire” lanzada a la venta el pasado 1 de julio es una excelente noticia para todo aquel que desee llevarse a casa la última triunfadora de los Oscar® y uno de los títulos más celebrados de la tempo…



    3 - Hay - 11:36 - 12.03.09

    No me parece que el director tenga la responsabilidad social/moral de presentar una moraleja en su película. Sólo está retratando una realidad o su percepción de la realidad e India (esto es cómo lo ve el, ni siquiera tiene por qué ser real). Y al hacer una película que muestre cómo la gente idolatra a alguien que se acaba de volver millonario no le está dando el visto bueno a esta situación, simplemente lo está mostrando porque es un fenómeno social real, que pasa tanto en paises tercermundistas como en el primer mundo. Cada director puede representar estas situaciones libremente, nadie está obligado a hacer cine formativo.



    2 - El lector millonario. « Algún día en alguna parte - 16:42 - 25.02.09

    […] “Slumdog millionaire” o la muy libre adaptación del texto a la pantalla. – La butaca.net […]



    1 - dagall - 14:31 - 23.02.09

    He visto “Slumdog millionaire” y he sentido mucha indignación, mucha impotencia. En esta película aparece una contradicción universal de la humanidad: la extrema pobreza vivida por una inmensa mayoría y la extrema riqueza vivida sólo por un individuo en un golpe de suerte. Danny Boyle es un cineasta que demuestra tal grado de superficialidad y de falta de sensibilidad en su concepción del mundo que en su película nos plantea las siguientes cuestiones relacionadas con esta contradicción riqueza-pobreza: 1) Ser pobre o ser rico es una cuestión de suerte, un asunto del destino; 2) No es cuestionable hacerse inmensamente rico sin tener que trabajar; 3) Ser inmensamente rico es independiente de ser inmensamente pobre; 4) Los hombres pobres que se enriquecen desorbitadamente son admirados y son ejemplo para las grandes masas de empobrecidos.
    A esto hay que decir: 1) Se es inmesamente rico porque se pertenece a la más alta clase capitalista, a la que se apropia legalmente de la riqueza producida por la clase trabajadora mundial; 2) Un artista socialmente sensible debería rechazar la apropiación de riqueza sin que medie el trabajo; 3) La existencia de una minoría infinitamente rica depende de la existencia de una infinita mayoría de pobres; 4) Se debe ser crítico con la fascinación de la riqueza por parte de las clases pobres.
    Cuando veo una película como “Babel” veo una obra artística cinematográfica creada a partir de la realidad social. Cuando veo esta película veo la concepción superficial del mundo que se encuentra en la cabeza de su director.



    1

     
    Novedades Secciones Enlaces Facebook     Twitter     Instagram                   
    Destacado:  Una semana de auténticos gigantes: Polanski, Gilliam, Kubrick y Camarón

    © LABUTACA.NET - C/ Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.