Síguenos

«Slumdog millionaire»: Ya nunca veré a Carlos Sobera con los mismos ojos

Críticas

«Slumdog millionaire»: Ya nunca veré a Carlos Sobera con los mismos ojos

Imaginen una película que nos desglosa, en la mejor tradición dickensiana trasplantada a Bombay, luego Mumbai, los sufrimientos y andanzas de un huérfano y joven analfabeto para sobrevivir. Imaginen que ese desdichado protagonista se enfrenta a la posibilidad de convertirse, por piruetas del destino, en millonario en un popular concurso televisivo. Visualicen, además, un camino hacia este destino no exento de violencia, asesinatos, robos, estafas, explotación infantil, la prostitución más sórdida o la pobreza más extrema. Por último, imaginen que son devueltos a la calle con la sensación de, a pesar de todo, haber asistido a una gran fiesta… ¿Puede tal cosa ser posible?

Ampliar imagen

Pues la respuesta, después de ver esta joya que es “Slumdog millionaire”, es sí. Y el mérito principal hay que concedérselo a un Danny Boyle en estado de gracia, que sabe introducirnos desde un primer momento en algo que empieza como una especie de “Ciudad de Dios” para luego convertirse en otra cosa. En esa otra cosa tiene gran parte de responsabilidad la acertadísima combinación de narración cinematográfica con la incursión, en el segmento decisivo de la cinta, del suspense televisivo más efectivo que literalmente nos convierte en el cuarto mosquetero, en una más de las millones de personas que terminan arremolinadas frente a la pequeña pantalla (no importa dónde o de qué forma, en un salón abarrotado por una familia o ante una tienda de electrodomésticos) para descubrir si nuestro héroe, al que hemos visto crecer ante nuestros ojos, consigue sus logros.

Porque Boyle ha sabido aprovechar el magnetismo del protagonista (Dev Patel en su edad adulta, aunque resulten inolvidables también los actores que le interpretan de niño y adolescente) para transmitirnos, a la manera del viejo Dickens, que por muchas calamidades que tenga que superar, por difícil que se le ponga salir de la miseria y recuperar a su amada Latika (hermosísima Freida Pinto), su profunda fe en sí mismo (esa certeza tan clásica), nos arrastrará hasta un éxito alcanzado con todas las cartas en su contra.

Ampliar imagen

Con esos mimbres, un estupendo guión de Simon Beaufoy (basado en la novela “¿Quién quiere ser millonario?”, de Vikas Swarup) en el que las preguntas del programa sirven de hilo conductor para conocer la vida del protagonista, se alía con una brillante dirección de un Danny Boyle que deja atrás sus estrambóticos efectismos (que tanto lastraron una cinta tan prometedora como “Sunshine”), y se concentra en una prodigiosa capacidad visual, rítmica y narrativa. “Slumdog millionaire” se convierte en una cinta capaz de ilusionar tanto al cinéfilo empedernido como a quien sólo busca entretenimiento. Todo eso recurriendo a elementos casi tan viejos como las propias narraciones de historias. Algo que, curiosamente, lo convierte casi en revolucionario.

Y lo que es más importante: frente a los fundamentalismos estilísticos, viene a decirnos que en todos los medios y géneros narrativos pueden haber claves y elementos que, sabiamente utilizados, nos lleven al éxtasis como espectadores. Porque, después de esto, si alguna vez enciendo la televisión y vuelvo a encontrarme con la ceja levantada de Carlos Sobera al frente del celebérrimo concurso, lo veré con otros ojos. Fíjense si tiene mérito la nueva película de Danny Boyle, que la declaro desde ya como mi favorita para los Oscars®. Sólo espero que el bueno de David Fincher no me lo tenga demasiado en cuenta…

Calificación: 8/10

En las imágenes: Fotogramas de «Slumdog millionaire» – Copyright © 2008 Celador Films, Warner Bros. Pictures y Film4. Distribuida en España por Filmax. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir