Síguenos

«Sobran las palabras»: Oportunidades

Críticas

«Sobran las palabras»: Oportunidades

Las verdades universales que tantas veces clama la comedia romántica regresan situando a personas de mediana edad encontrándose y chocando en un agradable entorno cien por cien indie americano. Notable propuesta, perfectamente recomendable. 

Eva (Julia Louis-Dreyfus), masajista de mediana edad, divorciada, acude a una fiesta en la que ningún hombre le atrae en modo alguno. Ni siquiera Albert (James Gandolfini), historiador televisivo de mediana edad, divorciado, en idéntica situación contextual. Las verdades universales del amor y sus derivados más o menos cómicos, rebozado todo de una capa cien por cien indie americano, regresan a las pantallas con “Sobran las palabras” (ver tráiler), dirigida a partir de un guion propio por la especialista en el género Nicole Holofcener. No está nada mal para, como tantas otras veces, verse reflejado desde la misma idealización cinematográfica que propone.

James Gandolfini y Julia Louis-Dreyfus en "Sobran las palabras"

«¿Acaban de subir la música?» «No, te estás haciendo vieja». Más allá de sus bondades técnicas y humanas, que las tiene en abundancia ─el equipo logra una realización y puesta en escena sobria, agradable, serena y consistente en todo su espectro─, la película ahonda en la (des)ubicación de un grupo de personas ya plenamente establecido en el mundo, siempre abierto al encuentro de nuevos compañeros pero sin el desaforado bombardeo hormonal de etapas previas de la vida; pululan aquí el abismo de la (calmada) soledad, el vuelo de los hijos hacia la forja de su propio camino, el despiste de no saberse en un lado o en otro. Y el condicionamiento emocional de terceros, apunte verdaderamente interesante.

Julia Louis-Dreyfus y Catherine Keener en "Sobran las palabras"

Sinceramente cómodos en unos registros que les permiten desplegar sus talentos sin aparente esfuerzo, Julia Louis-Dreyfus y James Gandolfini ─tristeza: es su penúltimo papel─ cuelan y calan como desconocidos, como amigos, como pareja, como lo que a veces es y lo que a veces pudo ser y no fue; Catherine Keener, grande y espontánea como siempre, está hecha para este tipo de papeles, mientras que la presencia de Toni Collette puede considerarse poco menos que obligada en estas pequeñas grandes propuestas que los márgenes más luminosos y paralelos al Hollywood comercial nos regalan cada año. Sobran las palabras, pero no paran de hablar. Para una sesión doble con aquella “Blue in the face” (Wayne Wang, 1995) en la que no sobraban en absoluto.

Calificación: 7/10

Imágenes de “Sobran las palabras”, película distribuida en España por Hispano foxfilm © 2013 Fox Searchlight Pictures y Likely Story. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir