Síguenos

«Sólo una noche (Last night)»: Flor de un día (gris)

Críticas

«Sólo una noche (Last night)»: Flor de un día (gris)

Ficha película Sólo una noche (Last night)Sinopsis Sólo una noche (Last night)Cartel Sólo una noche (Last night)Imágenes Sólo una noche (Last night)Tráiler Sólo una noche (Last night)Noticias Sólo una noche (Last night)Críticas Sólo una noche (Last night)Comentarios Sólo una noche (Last night)

La guionista Massy Tadjedin debuta tras las cámaras presentando un amor espeso y desanimado, sustentado sobre cuatro patas desequilibradas por el desarrollo de los actores principales. Un drama romántico desinflado.

Joanna (Keira Knightley) y Michael (Sam Worthington) forman un joven matrimonio al que las cosas parecen no irle del todo mal. Pero las dudas salen a la luz cuando el esposo tiene que hacer un viaje de trabajo en compañía de una atractiva compañera de la oficina, Laura (Eva Mendes); mientras, la esposa se reencuentra sin esperarlo con un antiguo amor del pasado, Alex (Guillaume Caunet). Lo que pase hasta que la pareja se reúna de nuevo será un pequeño pero tormentoso lapso de tiempo, “Sólo una noche (Last night)” (ver tráiler), un espacio que sirve de base para el progresivamente endeble debut de la guionista Massy Tadjedin tras las cámaras.

Un drama romántico que habla sobre los celos, sobre la losa que para una relación estable supone el arrepentimiento, la comezón que mordisquea la conciencia cada vez que la sombra de la incertidumbre acecha la vida en común; un drama romántico que habla sobre la volatilidad emocional de la vida misma, en definitiva, y sobre cualquiera de nosotros ─tesis simbolizada en la multinacionalidad del epicúreo reparto central─. Una apuesta factible y valorable desde una puesta en escena crepuscular, grisácea y tendente a lo desangelado, pero que tiene un risco difícil de sortear en lo descompensado del desarrollo de los personajes principales, por mucho que la directora trate de equilibrar la balanza con la mayor ecuanimidad posible.

Una narrativa evidentemente lenta, que opta por la introspección y el análisis desde la situación personal/dual de cada personaje, no encuentra el mejor de sus aliados en Sam Worthington o en Eva Mendes, actores ambos que no alcanzan la profundidad necesaria para dar empaque a sus roles, poco consistentes frente al más evolutivo Guillaume Canet o al foco de atención indiscutible del conjunto, una Keira Knightley que exhala talento actoral sin que parezca suponerle ningún esfuerzo. Si se añade al desequilibrio humano la escasa originalidad de un libreto que podía haber insuflado un poco más de energía al conjunto, el resultado es una propuesta que funciona a medio gas, abandonada a una cierta pedantería formal que la convierte en flor de un día. De un día gris.

Calificación: 5/10


Imágenes de “Sólo una noche (Last night)”, película distribuida en España por Vértice Cine © 2010 Nick Wechsler Productions, Westbourne y Gaumont. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir