Síguenos

«Somewhere»: El vacío como expresión

Críticas

«Somewhere»: El vacío como expresión

Cada plano de «Somewhere» se debate entre la pose y la expresión minimalista. Sofia Coppola firma su película más ensimismada, sólo salvada del hastío gracias a la sincera, elegante química entre Stephen Dorff y Elle Fanning.

El cine de Sofia Coppola persigue un cierto signo del cine de autor a partir de una escritura fundamentada en el silencio y en el vacío. Su cámara explora el vacío del plano. El vaciado del plano apunta, a su vez, al interior de sus protagonistas. Pero este mismo vacío corre el permanente riesgo de caer en el lenguaje vacuo. Entre la pose y la necesidad, cada una de las composiciones visuales de «Somewhere» (ver tráiler y escenas), si acaso su obra más cruda y minimalista, se debate en una encrucijada en la que el tiempo y la forma parecen predestinados a no conciliarse.

Del microuniverso emocional de las hermanas Lisbon en «Las vírgenes suicidas»  (1999) a las habitaciones de un hotel de Tokio en «Lost in translation» (2003), pasando por los aposentos en Versalles de «María Antonieta» (2006) y ahora el Chateau Marmont de Hollywood. Coppola vuelve a la soledad y el encierro a través de una semántica mínima, de cámara cuya principal novedad aquí es la de apostar por un feísmo como contrapunto al colorismo casi kitsch de su anterior trabajo. Y en el cambio hay una postura implícita: retratar con frialdad, disimulado desagrado el cosmos hollywoodiense y sus tediosas rutinas. También, una simplificación igual de tediosa y de rutinaria: el reduccionismo del retrato de la industria a una rueda de prensa de sonrojantes preguntas, al vagabundeo hotelero de un actor erosionado por sus propios excesos y angustiado ante la perspectiva repentina de una existencia en el abismo de una inmensa nada. Lejos, muy lejos del asesino y complejo sarcasmo de «El juego de Hollywood» (Robert Altman, 1992). Cerca de una narrativa abismada y sin dirección.

«Somewhere» daría para plantearse acerca de los límites éticos del plano, para preguntarse por la legitimidad de la reiteración o la prolongación indefinida de éste. La tesis queda expuesta ya en la secuencia inicial —el Ferrari que realiza la misma vuelta, una y otra vez, frente a una cámara fija—, y luego repetida hasta el hartazgo —los bailes de gemelas contratados, las fiestas y encuentros casuales en las habitaciones del Marmont— hasta que la inocencia y cariño de una hija vienen a señalar un atisbo de redención. Cuando vuelven el hastío y el vacío hasta su —literal— aparcamiento final, la fábula de Coppola casi ha enterrado su sensibilidad en monotonía de hotel, sólo salvada cuando la sincera, elegante química entre Stephen Dorff y Elle Fanning acerca la película a algún tipo de humanidad.

Calificación: 6/10


Imágenes de “Somewhere”, película distribuida en España por Vértigo Films © 2010 American Zoetrope. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir