Síguenos

Críticas

«Star Trek: Más allá». Pijama party

La tercera entrega de la saga de precuelas auspiciada por J.J. Abrams queda como la definición mainstream de Lo Mismo De Siempre. Una aventura ajustadita, que no aburre pero que no aporta lo más mínimo. La galaxia, aunque inabarcable, se antoja finita.

Sí, el USS Enterprise sigue viajando por los confines de la galaxia ayudando en lo que haga falta, buscando acuerdos y buen rollo impulsado por la Federación de Planetas Unidos. Mientras el público lo sostenga industrialmente y se siga rascando el bolsillo, así será. Aquí tenemos «Star Trek: Más allá», tercera entrega de la nueva saga de precuelas de la muy popular creación de Gene Roddenberry que ahora tiene en la butaca de director al rápido y furioso Justin Lin, ya que J.J. Abrams debe considerar que ya ha exprimido bastante este sello y puede dedicarse a obtener otros jugos en otros lares. Es una película amena pero normalita, inferior a sus amenas pero normalitas hermanas previas. El de 2016 no está siendo un verano especialmente apetitoso, la verdad.

Star Trek: Más allá

«Algo nos ha superado». La propuesta cumple en algunos aspectos, pero patina en otros enormemente. Lo más a lamentar: el flojo guion de Simon Pegg y Doug Jung, una historia que no aporta nada en absoluto -es lo mismo de siempre, una y otra vez, lo que estará bien para los incondicionales pero resulta demasiado sedante para el público no fan fatal- y que se abre a un humor que en ocasiones casi acerca esta semi-nueva aventura a una comedia de situación televisiva. Más allá de los simpáticos problemas de estos oficinistas cósmicos, técnicamente la cosa baila entre el súper espectáculo inabarcable y la digitalización ramplona hasta lo sorprendente. Las dos horas de metraje no se hacen pesadas, pero Lin no es un maestro sosteniendo el ritmo narrativo cuando abandona la velocidad y el pim pam pum. Esto es así.

Star Trek: Más allá

Cuando no son muñecotes digitales en mundos fabulados por exigencias del mainstream, los protagonistas corretean arriba y abajo por escenarios voluntariosamente retro en su materialización corchopanera, amenazados por cromas diversos y/o criaturas mil veces vistas -esto ya no es culpa de nadie, es sobresaturación industrial, sin más- pero también esforzadamente creadas a base de trabajo prostético y maquillaje, que se agradece. Relaja, incluso. En global, «Star Trek: Más allá» se desdibuja a sí misma y hace peligrar su futuro porque los personajes parecen bastante atascados e imposibles de evolucionar de modo interesante de cara al espectador universal. Y ser lo mismo de siempre, malamente, es chungo. Pero para otra da, de momento.

Calificación: 5/10

“Star Trek: Más allá”, película distribuida en España por Paramount Pictures Spain © 2016 Paramount Pictures y Bad robot. Todos los derechos reservados.

Continue Reading

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir