Síguenos

«Starbuck»: Poderío de padre

Críticas

«Starbuck»: Poderío de padre

La feel good movie de la primavera llega desde Canadá e intenta ser un retrato intergeneracional, familiar y social que deriva en una suma de diálogos chispeantes con inclinaciones algo más empalagosas que cómicas y críticas.

Aun a riesgo de que su película fuese confundida con un documental de una famosa cadena de cafeterías, o incluso con un spin off de «Battlestar Galactica», el cineasta canadiense Ken Scott hace referencia en su “Starbuck” (2011) a un toro semental que durante la década de 1980 engendró cientos de vástagos por inseminación artificial. Y un obvio paralelismo irrumpe en la vida de un carnicero, David Wozniak (Patrick Huard), cuando descubre que de una donación de semen realizada en su juventud han surgido 533 hijos, de los cuales 142 desean conocer su identidad. El quebradero de cabeza legal que arranca a partir de ese momento le importa mucho menos a Scott, que dedica tres cuartas partes del metraje a elevar la categoría moral de un protagonista mediocre y por momentos irritante mediante una previsible estrategia de ángel redentor de esas almas juveniles.

David se enfrenta a un muy nutrido catálogo de todas las variantes posibles del adolescente perdido y tribal, celebrando los éxitos de unos pocos e intentando por todos los medios que los fracasados lleguen a la altura de los anteriores. Aparte de los tópicos que demuestra este trayecto por la mocedad, lo que parece impulsar a personaje y director es un cuestionable sentimiento de culpa muy poco valiente ante los tiempos presentes y el tema que aborda. Los remordimientos por no haber alcanzado a los cuarenta el papel de padre que imponen los ciclos sociales deriva en el desasosiego por no saber cuidar de los hijos, y Scott aparca la interesante deriva del concepto de familia numerosa en un momento de natalidad a la baja y de lazos cada vez más flojos en una inmensidad de contactos digitales equiparable a su caterva de retoños.

En uno y otro caso la voluntad de David se dulcifica y, lo que es peor, el prometedor humor irreverente inicial deriva en algo rematadamente cursi, más propio de una fórmula prestablecida para sleepers de Sundance, Toronto o Tribeca —y algo de eso hay, cuando Spielberg ya ha comprado los derechos para un remake estadounidense— que de una cinta fresca con simpatías por la comedia británica o francesa. Una screwball que habría surgido de un improbable cruce entre Frank Capra y Billy Wilder, con toda la bonhomía del primero y todo el cinismo del segundo, pero falta de la inteligencia y el equilibro que merecía esta historia basculante entre la obsesión contemporánea por el escándalo de temporada y la cinta de estudio para conmemorar el día del padre.

Calificación: 4/10


Imágenes de “Starbuck”, película distribuida en España por Vértigo Films © 2011 Caramel Film. Distribuida en España por Vértigo Films. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Subir